¿Qué es y cómo se trata la onicomicosis?

Comentarios(0)

La onicomicosis es una infección de las uñas causada por hongos que se caracteriza por un engrosamiento de la uña, cambios en la coloración, manchas blancas, estrías y fragilidad. Es una enfermedad crónica, que lleva un proceso lento de curación, es altamente contagiosa y en algunas ocasiones dolorosa, y aunque no se considera de alto riesgo para la salud, la onicomicosis constituye la primera causa de enfermedad ungueal (zona debajo de la uña).

Cuando se presentan dichos síntomas, es necesario acudir con un médico especialista para el diagnóstico eficaz de la enfermedad, ya que de no tratarse a tiempo el problema crece y se puede transmitir de las uñas de los pies a las de las manos en un proceso ya muy avanzado de la infección. Una vez que se ha comprobado clínicamente que se tiene el hongo, el médico determinará cual es el mejor esquema terapéutico para erradicar el problema, tomando en cuenta la forma clínica, la edad del paciente y su estado de salud en general.

Es importante señalar que la extracción de la uña (exéresis) no es el método más recomendable para su tratamiento, ya que puede generar daños irreversibles de la matriz ungueal, además de que no resuelve el problema, pues el hongo se queda ahí, pasando a la nueva uña.

Las infecciones por hongos son difíciles de curar, por lo que no resulta eficaz tratar las uñas infectadas únicamente con la aplicación directa de antimicóticos, ya que solamente detienen el crecimiento del hongo por su actividad fungistática.

Los fármacos contra los hongos administrados por vía oral, mejoran el proceso y eliminan el hongo de la uña en 3 meses dejándola completamente sana. Su curación clínica (que ya no presente mal aspecto) terminará una vez que crezca la nueva uña libre de hongos.

Recientemente, se realizó un estudio cuyo objetivo era comparar la eficacia y la seguridad en el uso de terbinafina vs. itraconazol en el tratamiento de la onicomicosis; en dicho estudio, participaron 35 centros de investigación calificados con 843 pacientes, hombres y mujeres entre 18 y 75 años de edad. Dicho estudió arrojó como resultado que en el tratamiento de onicomicosis por dermatofitos, la terbinafina, administrada en forma continua durante 14 y 16 semanas, fue superior en eficacia al tratamiento con itraconazol.

Los autores explican que esto se debe a que la terbinafina actúa de manera primaria como fungicida (mata el hongo) contra los dermatofitos y requiere de una dosis mínima inhibitoria, mientras que itraconazol actúa solamente como fungistático (detiene el crecimiento del hongo).

La importancia de tratar los hongos médicamente, radica en eliminarlos por completo y no tener recaídas, ya que esta enfermedad es altamente contagiosa y puede resultar determinante en la calidad de vida de la persona, ya que si bien es un problema principalmente infeccioso, su apariencia poco estética, hace que la gente que la padece resienta un cambio significativo en su vida diaria.

     
    x