¿Sabes qué consecuencias tienen la anorexia y la bulimia?

Comentarios(0)

Los trastornos de la conducta alimentaria incluyen diferentes padecimientos entre los que se encuentran la anorexia y la bulimia.

Anorexia

La anorexia es un trastorno más frecuente en mujeres que en hombres y se desarrolla generalmente durante la pubertad. Consiste en una alteración que afecta la percepción de la imagen corporal y que desencadena una serie de actitudes negativas ante los alimentos. Las pacientes generalmente controlan de manera exagerada el consumo de alimentos, al grado que su ingestión diaria no cubre sus necesidades y se refleja en una pérdida de peso considerable. Son personas extremadamente delgadas que se siguen percibiendo a sí mismas con sobrepeso.

Su obsesión por mantener una figura esbelta las conduce a eliminar por completo el consumo de varios grupos de alimentos y en muchas ocasiones realizan actividad física de manera constante y vigorosa. El impacto en la salud es grave, las primeras manifestaciones, además de la pérdida de peso, son trastornos derivados de las deficiencias de vitaminas y minerales, cambios en su salud reproductiva y, en casos extremos, hasta la muerte.

Bulimia
La bulimia es otro trastorno de la alimentación, se presenta más en mujeres y se caracteriza por controlar el peso no sólo a través de la restricción de alimentos, sino con el uso de sustancias laxantes, purgantes y otros, con lo cual se provoca el vómito posterior al consumo de alimentos. Las consecuencias también son graves, presentan desequilibrio en los líquidos y electrolitos corporales, alteraciones gastroenterológicas como gastritis o sangrado de tubo digestivo alto, y también puede causar la muerte.

Las mujeres con bulimia son más difíciles de detectar debido a que su peso no está tan bajo como en el caso de las mujeres con anorexia. Sin embargo, en ambos casos, si la enfermedad evoluciona y coincide con un embarazo, las consecuencias pueden ser desastrosas.

Cuando hay una pérdida de peso significativa, en muchas ocasiones cesa la menstruación y la posibilidad de un embarazo. Cuando se logra estabilizar a la paciente después de un tratamiento interdisciplinario intenso, se recupera un poco el peso y se restablece la fertilidad. Este momento es crucial debido a que pueden presentar embarazos no deseados, sobre todo pensando que tienden a ser mujeres jóvenes. Cabe destacar que ambas enfermedades son controlables, más no curables, y que la reincidencia es muy elevada.

Ya en la edad adulta, una mujer con antecedentes de anorexia o bulimia debe ser vigilada estrictamente en su conducta hacia los alimentos y, sobre todo, si tiene en mente embarazarse.

Durante el embarazo, la ganancia de peso es forzosa, por lo que estas pacientes deben de estar conscientes de ello y someterse a un control estricto con el ginecólogo, el nutriólogo y el psicoterapeuta para lograr que cursen con una gestación saludable tanto para la madre como para el bebé.

Las consecuencias de dejar de comer o utilizar medicamentos para controlar el peso durante el embarazo pueden tener consecuencias considerables en el desarrollo del producto. Si la mujer no gana el peso que debe, el bebé puede nacer con bajo peso y la madre cursar con una desnutrición severa que perjudicaría todo su desempeño biopsicosocial.

En el aspecto psicológico, la estabilidad emocional de la mujer con antecedentes de estos trastornos, puede verse afectada severamente y, a su vez, transmitir angustia a su hijo. Las complicaciones secundarias en ambas enfermedades impactan directamente la salud del bebé.

Lo más recomendable es que estas pacientes sean tratadas de manera integral para decidir si son aptas para procrear, no sólo en el sentido afectivo y emocional, sino en el aspecto relacionado con la salud física. Hay que evaluar si las deficiencias de nutrición a las que se han sometido durante años, no afectan o ponen en riesgo su salud durante una gestación.

En conclusión, las mujeres que hayan cursado episodios agudos de anorexia y bulimia deben de ser evaluadas en forma minuciosa, con el fin de determinar si pueden embarazarse; y en aquellas que ya están embarazadas, es importante vigilarlas de manera estrecha y contar con el apoyo de su pareja y de toda la familia.

     
    x