-->
 

El cáncer de próstata - 1era parte

Comentarios(0)
Jueves 28 Junio 2012 a 11:27

El cáncer de próstata no causa dolor en sus primeras etapas de desarrollo y es muy común que no se detecte a tiempo mientras es tratable. El National Cancer Institute señala que en Estados Unidos es la segunda causa de muerte en los hombres y la American Cancer Society indica que por cada tres diagnosticados con cáncer al año, uno corresponde al de próstata.

La próstata es una glándula que se encuentra delante del recto, debajo de la vejiga y rodea la uretra (tubo que trasporta la orina y el semen). Su función es producir cierta cantidad del líquido que protege y nutre a los espermatozoides presentes en el semen. El tamaño varía con la edad: en los más jóvenes es similar al de una nuez y en aquellos con mayor edad, se hace más grande por el flujo de las hormonas, lo cual es normal que aumente con el tiempo.

El mal se forma cuando las células se vuelven cancerosas e inicialmente se crean pequeñas “islas” que van hacia la próstata. Algunas veces toma años e incluso, décadas en desarrollarse más allá de la glándula.

A pesar de que hay algunas dudas sobre sus causas, se han identificado factores que incrementan el riesgo de contraerlo:

  • Edad: Es poco probable en menores de 45. En general, las islas del cáncer pueden verse en el 30% de los mayores de 60 y en el 50% de aquellos entre 70 y 80 años. En Estados Unidos, la mayoría que lo padecen tienen más de 65.
  • Antecedentes familiares: El riesgo es mayor si el papá, abuelo o hermano, lo tuvieron. Los factores genéticos son responsables de aproximadamente la mitad de los que padecen cáncer de próstata en menores de 55 años
  • Raza: Es más común en afroamericanos que en blancos, incluyendo los blancos hispanos. Es menos frecuente en los asiáticos o en indígenas americanos.
  • Ciertos cambios de la próstata: En los que tienen células llamadas neoplasia intraepitelial prostática de alto grado, es decir, que existe un crecimiento no canceroso de las células que cubren las superficies internas y externas de la glándula.
  • Alimentación: Consumir una dieta alta en grasa animal o carne, al igual que la falta de selenio y vitamina E favorece el desarrollo de la enfermedad en comparación de los que comen frutas y verduras.

Síntomas
Al principio, como el cáncer es pequeño es posible que no los cause, de hecho la mayoría que lo padece tarda en darse cuenta porque es hasta que el tumor crece obstruye la uretra y provoca las siguientes molestias al orinar:

  • Impedimento
  • Dificultad para empezar o detener
  • Dolor o ardor
  • Flujo débil
  • Necesidad de ir al baño con frecuencia, especialmente durante la noche

Otras señales son:

  • Dificultad para tener erecciones
  • Sangre en la orina o en el semen
  • Dolor frecuente en la parte baja de la espalda, las caderas o la parte superior de los muslos
  • Frecuencia de infecciones en vías urinarias

Cuando el problema se dispersa en los nódulos linfáticos, huesos u otros órganos, puede provocar dolor, anemia, pérdida de peso y respiración entrecortada.orina

Algunas de estas molestias pueden ser provocados por infecciones en las vías urinarias, por ello es importante que consultes a un urólogo para que te revise.

     
    x