Me quiero yo y tú a mí

Comentarios(0)

La autoestima constituye la actitud que tenemos hacia nosotros mismos, la forma de aprender a querernos, respetarnos y cuidarnos. Ésta depende fundamentalmente de las relaciones dentro de las que se desarrolle tu hijo, como la familia y la escuela.

Normalmente las creencias que tiene un niño acerca de sus capacidades son el resultado de un proceso de reconocimiento y valoración, efectuado por el mismo y confirmado por las personas más importantes para él. Por esta razón, es muy importante que los padres intervengan y participen en la creación del buen autoconcepto del niño, motivándolo a seguir descubriendo sus habilidades.

Algunos niños crecen con la idea de no poseer ningún talento, ya sea para estudiar o para practicar algún deporte. Es muy importante que al momento de evaluar los logros de tu hijo evites las recriminaciones por no haber obtenido el resultado que esperabas.

¿Cómo es un niño seguro?

• Es más independiente y se responsabiliza de sus actos.
• Tiene más facilidad para comunicarse.
• Reconoce fácilmente cuando está ante un problema.
• Analiza antes de tomar cualquier decisión.
• Aprende a cumplir órdenes.
• Acepta los límites con mayor facilidad.
• Muestran más seguridad ante los demás.
• Son más sociables
• Enfrentan las derrotas y luchan por superarse.
• Aprenden cuándo deben decir “no”.

¿Cómo puedo lograr que mi hijo se quiera?

Para la mayoría de los padres, resulta difícil ayudar a su hijo en este proceso de valoración.

Lejos de necesitarse una gran fórmula, tu hijo requiere de comprensión y paciencia, sobre todo al momento de equivocarse. Aquí te damos algunos tips para lograrlo:

• Permite que tu hijo se enfrente a situaciones nuevas.

• Aunque ya realice actividades solo, procura acompañarlo la mayoría de las veces.

• Evita darle todas las soluciones a sus problemas, mejor intenta brindarle las herramientas para que pueda enfrentarlos.

• Motívalo a colaborar con las tareas de la casa el arreglo de la casa, bañarse y comer solo. Esto le dará autonomía.

• Aprende a decir “no” cuando sea necesario.

• Trata de respetar los horarios de los acuerdos establecidos.

• No lo presiones para realizar alguna actividad.

• Enséñale a defender sus ideales y principios.

Un estudio realizado en Estados Unidos demostró que los niños de cuatro años de edad escuchaban en un día: un elogio por cada nueve reprimendas.
 

     
    x