-->
 

Papás con hijas

Comentarios(1)
Jueves 14 Junio 2012 a 09:32

Rodeado de mujeres, te has convertido en el único hombre en la casa y aunque ahora es pequeña, verás que conforme vaya creciendo, deberás hacer algunos cambios y entender la dinámica entre tú y tu hija.

Aunque en el pasado se consideraba correcto que los papás fueran sujetos bonachones, torpes en cuestiones femeninas y todos unos policías con el primer chico de 13 años que cruzaba su puerta, hoy sabemos que no sólo es anticuado, sino un error emocional pues las niñas crecen carentes del apoyo paterno que necesitan. Para que no te suceda, sigue estos consejos.

Trátalas como lo que son

  • Uno de los errores más comunes es que intentes inculcarles todos los gustos que hubieras podido compartir con un hijo. 
  • Está bien que le pongas playeras de tu equipo favorito y la enseñes a vitorear, lo malo es que lo hagas sin preguntarle si le interesa o le gusta. Dale la libertad de elegir cómo expresarse y  de qué forma quiere pasar el tiempo contigo.
  • También te sugerimos tener cuidado de no interferir en el desarrollo de su personalidad, compartiendo con ella sólo las actividades que tú disfrutas, quizá piensas: “A ella parece gustarle el futbol”,  pero lo que no sabes es que le gusta estar cerca de ti y por ello se interesa en el juego. 
  • Recuerda balancear las cosas, permite que ella elija una actividad y tú otra

Pon atención a tus palabras

  • Maldecir constantemente está mal; puede escapársete cuando manejas o si te machucas un dedo, pero si lo haces todo el tiempo, no tardará en repetirlo aun cuando le pidas que no lo haga,  mejor predica con el ejemplo. 
  • Más importante que las groserías, las expresiones peyorativas sobre el sexo femenino deben quedar excluidas de tu vocabulario y bajo ninguna circunstancia poner en tela de juicio la fuerza, inteligencia o habilidad que demerite el alcance de las mujeres, recuerda que lo que digas al respecto puede generar un impacto negativo en su autoestima.
  • Si quieres sembrar en ella el amor propio, busca cualquier ocasión para darle ejemplos de mujeres que admires como su mamá, abuela, tías, deportistas o intelectuales, así tendrá presentes tus conceptos y le brindarán seguridad.

Respeta su privacidad

  • Aunque conocidos o familiares quieran espantarte con que “el cambio químico” de las adolescentes es un verdadero terror, la verdad es que después de que llegue su primer periodo, sólo necesitarás hacer algunos ajustes para facilitar la convivencia y tener presentes cuáles son sus nuevas particularidades.
  • Si la percibes voluble, triste o apagada, olvídate de querer resolverlo como cuando eran niña, muchas veces ni ella sabrán qué tiene y tú deberás estar ahí para apoyarla sólo cuando lo solicite. 
  • En cuanto a la intimidad, es un asunto que debes tomar en cuenta a partir de que ella lo pida; es cierto que le cambiaste los pañales pero ya no los usa, así que evita entrar a su cuarto sin tocar la puerta o después de que se haya bañado o se esté vistiendo. En caso de que suceda por accidente, discúlpate de inmediato y asegúrate de que no vuelva a pasar.
  • Sobreprotegerla de quienes la invitan a salir, impedirá que adquiera experiencia sentimental. No exageres pero establéceles límites firmes. Mientras más respetes sus intereses, menos prohibiciones tendrás que hacerle.

Es bueno contar con un espacio que permite seguir aprendiendo.

     
    x