-->
 

Súper mamás

Comentarios(0)
Jueves 23 Septiembre 2010 a 14:12

Actualmente las mujeres desempeñamos varios roles: somos esposas, profesionistas, madres, hijas, hermanas y amigas. Si bien es cierto que las mujeres tenemos la habilidad de realizar muchas tareas a la vez, no debemos dar por hecho que es nuestra obligación hacernos cargo de absolutamente todo.

Hacemos tantas cosas al mismo tiempo que parece que poseemos algún súper poder que nos hace incansables e invencibles, pero la verdad es que nosotras también necesitamos ayuda.

Mamá y profesionista

Ser una buena madre y realizarte en el ámbito laboral no es imposible. El éxito profesional no está peleado con la posibilidad de tener una familia unida con hijos felices. El secreto está en lograr un equilibrio entre la vida laboral y la familiar, pero debes tener cuidado de no caer en los excesos para no descuidar ninguna de ellas y no perderte a ti misma en el intento.

Para lograrlo considera los siguientes consejos:

  • Deja el trabajo en donde tiene que estar. No te lleves trabajo a casa, deja los pendientes en la oficina y una vez que salgas, olvídate de ellos. Disfruta a tus hijos y dedícales toda tu atención, ellos esperan con ilusión el momento de verte de regreso en casa, así que aprovecha para darles una presencia de calidad.
     
  • Organiza y balancea las actividades. No intentes hacerlo todo tú sola, pídele ayuda a tu pareja para equilibrar las actividades domésticas e invita a tus hijos participar en ellas. Además de fomentar que se responsabilicen de las labores de la casa, es una forma de integrar a la familia.
     
  • Diseña planes divertidos. Si tienes muchas cosas que hacer en casa pero quieres pasar tiempo con tus hijos, proponles actividades divertidas como tareas manuales en las que puedan distraerse mientras tú terminas tus labores para jugar con ellos.
     
  • Cocina para toda la semana. Tómate un tiempo el fin de semana para planear el menú semanal, pide sugerencias e intenta dejarlo todo listo en el refrigerador para evitar que entre semana pierdas mucho tiempo en la cocina. Definan quién lavará los platos cada día.
     
  • Date tiempo para relajarte. Las presiones del trabajo y del hogar causan estrés, asegúrate de reservar un espacio para relajarte y descansar. Puedes escuchar música tranquila y cerrar los ojos para olvidarte de todo, al menos por unos minutos.
     
  • Pide ayuda. A las mujeres nos cuesta trabajo pedir ayuda, pero en ocasiones realmente la necesitamos. Si un día tienes que salir y no tienes quien cuide a tus hijos, no dudes en pedirle a tu mamá que te ayude.
     
  • Duerme bien. Necesitas dormir en promedio ocho horas, menos horas de sueño afectan tu capacidad para concentrarte, fomentan un desequilibrio en el  sistema inmunológico y aumentan el riesgo de padecer diabetes e hipertensión.

Vida en pareja

Aunque tengas mucho trabajo y quieras pasar la mayor parte de tu tiempo con tus hijos, encuentra un espacio para dedicarlo a tu pareja. Es muy importante como pareja apoyarse en todo, motivar la superación del otro y compartir logros y triunfos.

Recuerda que son un equipo y, como tal, deben luchar por lograr los objetivos comunes sin descuidar su relación de pareja.

Aprende a decir “no”

Las mujeres intentamos estar en todas partes siempre a tiempo, a controlarlo todo, resolver los problemas de los demás y a decir que sí a más cosas de las que podemos controlar. Si tienes mil cosas que hacer, piénsalo muy bien antes de decir sí a otra más. Tú también necesitas tiempo para ti.

Muchas mamás nos olvidamos de nostras mismas en nuestro afán de atender a la familia y sobresalir en el trabajo, pero ten en cuenta que para que los demás estén bien, tú también debes estarlo. Por eso:
 

  • Relájate unos minutos. Además ser mamá y  esposa, trabajas todos días, ya sea en casa o en la oficina. Si sientes que no tienes tiempo ni para respirar haz una pausa. Mínimo tres veces al día tómate 15 minutos para relajarte.
     
  • No te olvides de ti y de tus necesidades. Aunque parezca imposible entre tantas actividades, date un tiempo para hacer algo que te guste y que disfrutes. Ser mamá no significa dejar  de ser tú misma.
     
  • Consiéntete. Siempre estamos pendientes de lo que quieren o necesitan los demás, pero pocas veces nos preocupamos por nostras mismas. Al menos una vez al mes regálate un masaje, un perfume o un vestido que te encante. ¡Te lo mereces!
     
    x