Así puedes cuidar a un niño de los cambios de temperatura

Redacción bbmundo · 3 enero, 2017

Antes de intentar meterlo en una burbuja, sigue estos 14 tips para evitar enfermedades.

bebe tapado con una cobija
Ante los cambios de temperatura, no es necesario que metas a tu hijo en una burbuja o que lo saques con 3 cobertores encima. Lo único que debes saber es cómo cuidar a un niño de los cambios de temperatura y evitar resfriados o gripes. Si notas que tu hijo tiene alguno de estos síntomas, debes estar más alerta: Estas son algunas recomendaciones para cuidar a un niño de los cambios de temperatura: 
  • Entiende su apetito. Si es una época de mucho calor, es normal que coma menos ya que el cuerpo no requiere tantas calorías para calentarse. Opta por la comida ligera y fresca que sea fácil de digerir. Si aún lo amamantas dale tomas cortas pero frecuentes.
  • Prepara snacks saludables. Las frutas de temporada son muy útiles pues contienen más agua y vitaminas que le ayudarán a las defensas.
  • Mantenlo bien hidratado. Por los cambios de temperatura, la sudoración va cambiando y se puede reducirse o incrementar, y eso pone en riesgo por una posible deshidratación. El Instituto Mexicano del Seguro Social recomienda consumir entre 1.5 y 2 litros de agua al día. Evita los jugos comerciales y refrescos ya que contienen mucha azúcar y favorecen los malos hábitos.
  • Cuida su estómago. Para contrarrestar los cuadros de diarrea y otras infecciones, refrigera los alimentos, cuida la higiene al prepararlos y en lo posible no coman en la calle.
  • Limita las actividades al aire libre. Para que sepas cómo cuidar a un niño por los cambios de temperatura, toma en cuenta que en distintas épocas del año la intensidad del sol cambia, por eso debes evitar exponerlo al medio día, que es cuando está en el punto más alto. De no hacerlo, podría presentar mareos, dolor de cabeza, náuseas e incluso pérdida del conocimiento.
  • Promueve el uso de protector solar. Antes de salir asegúrate que todos lo apliquen. Lo ideal es  uno con FPS 50 para la playa y FPS 30 en la ciudad. Recuerda que deben retocarlo cada dos horas y después de nadar. Los bebés pueden utilizarlo después de los seis meses.
  • Elige la ropa adecuada. Opta  por las prendas de algodón y de colores para mantenerlo fresco, de lo contrario el sudor puede obstruir los poros y provocar salpullido. Si es necesario reemplaza las playeras húmedas.
  • Evita las rozaduras. Cambia su pañal con mayor frecuencia porque podrían agravarse.
  • Combate a los mosquitos. Ya que la humedad favorece la proliferación de estos insectos, usa un repelente y sigue las instrucciones cuidadosamente. Revisa en la etiqueta que sea adecuado para su edad. Coloca mosquiteros en las ventanas y no uses jabones perfumados o aerosoles para el pelo.
  • Refresca la habitación. El aire acondicionado puede ayudarte a mantener la habitación a 180C, pero intenta que el cambio sea demasiado brusco. También puedes ayudarte de un ventilador, colócalo lejos del niño para que le brinde una brisa suave y no un aire agresivo.
  • No lo abrigues demasiado porque a su cuerpo puede tomarle más tiempo adaptarse y se resfriará con mayor facilidad
  • Vístelo con varias prendas delgadas y descúbrelo gradualmente
  • En interiores no le pongas gorros ya que regulan el calor por la cabeza
  • Es normal que sus manos y pies fríos estén fríos pues les cuesta más adaptarse, sin embargo esta capacidad la adquirirá con el tiempo

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (35 votes, average: 3,66 out of 5)
Loading...