Castigos y más castigos

Nancy Steinberg · 9 noviembre, 2016

Estoy convencida de que un castigo no es la mejor solución para que un niño se porte como debe.

llorar (2)

Buenas noches Dra. Nancy,

Me gustó mucho su artículo en cuanto leí el título. Le cuento que tengo un hijo de casi 2 años de edad, su nombre es Eduardo. Me he encontrado con muchas confusiones en cuanto a cómo debo educarlo, ya que mi familia es de las tradicionales que a chanclazos y gritos lo hicieron. Actualmente yo intento dejar eso en el pasado y crear una relación diferente con él, pero todos me critican porque me dicen que después no podré con, que se me va a hacer muy rebelde si no le pego. Incluso maestras de preescolar me lo han dicho. Que no le debo pegar a matarlo, que sólo es para que sepa que me tiene que obedecer. La verdad me confundo mucho y en ocasiones no sé cómo actuar frente a los berrinches o en las diferentes situaciones que se me presentan con él. Sé que probablemente hay muchos errores que puedo estar cometiendo, pero yo sólo intento hacerlo un niño más seguro y feliz de lo que fui yo. Incluso me regalaron una “vara de la corrección”, de la cual le quiero preguntar: ¿qué opina de su uso? Y, sobre todo, quiero saber si la uso sin pegarle con ella, sólo mostrándosela, pero diciéndole con voz fuerte que la voy a usar si no obedece, o algo parecido. ¿No es esto ya un maltrato psicológico? ¿Y qué diferencia hay del maltrato físico al psicológico? Pienso que ambos dejan las mismas marcas en los niños.

Todo lo que usted propone me parece muy interesante, de hecho en algunas ocasiones lo he comprobado también, sólo que hay que ser muy pacientes con los niños para lograrlo y tal vez muchas mamás fallamos desde ahí.

Muchas gracias por todo lo compartido, seguiré leyendo sus artículos.

Que Dios la bendiga.

Leí este mensaje con una mezcla de ternura y tristeza. Hay casi una súplica en esta joven mamá como si tuviera que pedir permiso para hacer lo que a ella le hace sentido, lo que aplica con buenos resultados; pero existe una presión de su familia para continuar educando de una forma que, por lo menos en esta columna, estamos intentando abandonar.

Leerla me llenó de incredulidad, no puedo creer que un familiar o alguien cercano le regale a una mujer joven una vara de castigo con la intención seria de que la utilice para disciplinar a un niño de “casi dos años” de edad.

Una búsqueda en Internet me aportó resultados que, verdaderamente, me pusieron los pelos de punta:

Las varas de castigo existen, están a la venta en múltiples variedades y hay verdaderos compendios acerca de la forma correcta de utilizarlas. Les comparto la descripción de un maestro en Inglaterra:

“Me encanta escuchar el sonido que hace mi vara cuando corta el aire en su viaje hacia las nalgas desnudas de mi objetivo. El efecto es instantáneo, una gran marca roja aparece y estamos listos para el siguiente golpe.”

La utilización de una vara de corrección está descrita en la Biblia, algunos toman esta descripción y la aplican en forma literal, justificando así un terrible abuso de violencia y de poder. Pero existen otras formas de ver este tema, otras interpretaciones. La que a mí me gusta dista mucho del castigo, de la violencia y del abuso de poder: de acuerdo con ella, la vara de corrección es un símbolo de la que utilizan los pastores para guiar a sus ovejas – representa, así, a una figura de autoridad. Y hoy yo les pregunto: ¿qué tipo de autoridad quieren ser?

Yo estoy convencida que el castigo no es necesario para disciplinar a un niño, especialmente el castigo físico. Y retomando tu pregunta, agregaría: las amenazas también son una forma de castigo. Son, como bien dices, una forma de abuso psicológico.

Gracias por pedirme mi opinión, espero que encuentres apoyo en mis palabras para hacer lo que consideras correcto: disciplinar con amor y sí, con mucha paciencia.

Bienvenida al Movimiento Prohibido Castigar: Llena su vida de tanto y tanto amor que no quede espacio ni para un solo castigo.

¡Buena suerte!

Me despido con un abrazo y les recuerdo que pueden enviar sus preguntas y comentarios a: midoctoranancy@gmail.com, visitar mi página web: midoctoranancy.com y acompañarme enTwitter y Facebook.

¡Hasta la próxima!

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (0 votos)
Loading...