Así puedes evitar una cesárea

Redacción bbmundo · 17 enero, 2017

Aunque no lo creas, sí puedes evitar una cesárea y debes saber cómo.

cesarea

Hoy en día es menos frecuente conocer a una mujer que quiera evitar una cesárea y que haya tenido un parto vaginal, ya que lamentablemente el índice de cesáreas a nivel mundial -y nacional-, ha llegado a límites alarmantes.

En México el porcentaje de cesáreas es del 60% en el ámbito público y de más del 80% en el ámbito privado.

Esta cifra responde en su mayoría a la comodidad de muchos médicos, que al poder programar una operación cesárea ahorran tiempo y reciben más dinero por ésta. Otra razón es que desafortunadamente muchos seguros cubren únicamente la cesárea y no el parto natural.

En realidad, la razón fundamental del alto índice de cesáreas es la desinformación que viven las mujeres en relación a su cuerpo. Han olvidado que el parto es un proceso fisiológico normal y saludable en la vida de cualquier mujer, y no una crisis de la que necesitan ser rescatadas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el índice de cesáreas no supere el 15%. 

¿Cómo puedes evitar una cesárea innecesaria?

Un aspecto fundamental para poder tener un parto vaginal es elegir al ginecobstetra adecuado. Platica a fondo con él y averigua:

  • Su postura frente al parto, es decir, si apoya el parto natural o no. Cuál es su índice de cesáreas, el cual no debería superar el 20%
  • Si será tolerante y paciente durante el trabajo de parto: si te dará el tiempo que necesites para dilatar -sin presiones- o si es posible que quiera acelerar el proceso para terminar más rápido (lo cual casi siempre deriva en una cesárea).
  • Si apoya la idea de que te acompañe tu instructora de psicoprofilaxis durante todo el trabajo de parto o no (Los médicos que suelen practicar muchas cesáreas no apoyan esta idea).
  • Si te recomienda que tomes un curso de preparación para el parto o no. Si apoya el parto natural no va a temer que seas una paciente informad.
  • Si te va a dar libertad de transitar tu trabajo de parto en las posiciones que más te acomoden o si va a pedirte que permanezcas recostada desde el comienzo.

 ¿Sabías que la posición menos adecuada para el trabajo de parto es precisamente la horizontal, es decir, permanecer acostada boca arriba? Te explicamos la razón:

  • Se impide la ayuda natural de la fuerza de gravedad para que baje el bebé
  • Se restringe el aporte de oxigeno al bebé. Cuando la mamá se encuentra acostada el útero comprime la vena cava, la cual transporta sangre oxigenada al bebé, con lo que aumenta la posibilidad de sufrimiento fetal
  • Las contracciones se perciben de manera más dolorosa.

Otro aspecto importante para evitar una cesárea es tomar un curso de preparación para el parto (curso psicoprofiláctico). Así recibirás toda la información necesaria para poder tomar decisiones responsables, para tu bienestar y el de tu bebé

Todo esto no quiere decir que la cesárea sea una mala opción, pues en casos extremos permite proteger la salud del bebé y salvar vidas.

Recuerda que a lo largo de la historia de la humanidad las mujeres han tenido hijos de forma vaginal, tal como lo dispuso la naturaleza. Tu cuerpo sabe intuitivamente cómo gestar y permitir el nacimiento de tu bebé de la forma más sana y natural, porque sabe qué es lo mejor para ti y para tu bebé.

Agradecemos la información a Glenda Furszyfer, Educadora Perinatal y Doula

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (28 votes, average: 4,39 out of 5)
Loading...