Revista bbmundo

Suscríbete
Siguenos
Facebook
Twitter
Google +

Sed intensa durante el embarazo

La sed está relacionada con la cantidad de agua que el cuerpo pierde a través de la orina, el sudor y la evaporación. Sin embargo, durante el embarazo el metabolismo aumenta provocando que se pierdan más cantidades de agua que las comunes.

El aumento de sed es una adaptación normal que hace beber más fluidos a la madre, pues el cuerpo intenta conservar más líquidos para incrementar el volumen sanguíneo y cubrir las necesidades del embarazo.

Cuando la sed es excesiva, el médico podría considerar un posible caso de diabetes gestacional. Este padecimiento se asocia con una sensación de fatiga y necesidad frecuente de orinar, aunque dichos síntomas también son comunes en el embarazo.


¿Quiénes la padecen?

Entre el 1 y el 3% de las mujeres embarazadas desarrolla diabetes gestacional, un riesgo que aumenta en mujeres obesas, mayores de 30 años, con antecedentes de este padecimiento o antecedentes familiares de diabetes.


¿Por qué sucede?

Durante el embarazo, la placenta produce hormonas que bloquean el efecto de la insulina. Esta resistencia a la insulina suele comenzar en las semanas 20-24  y aumenta hasta el parto. Si tu páncreas no puede producir suficiente insulina para contrarrestar este efecto, desarrollarás hiperglucemia (niveles elevados de azúcar) y se te diagnosticará diabetes gestacional.

La mayoría de las mujeres diagnosticadas con este padecimiento pueden ser controladas con una dieta alimenticia específica, aunque el 10% también necesitará un tratamiento con insulina antes del final del embarazo.


¿Qué riesgos corre el bebé?

El riesgo de muerte in útero es prácticamente nulo cuando la diabetes está bien controlada y ésta no se asocia con un riesgo mayor de aborto o anomalías congénitas, porque la intolerancia a la glucosa se produce cuando el embarazo ya está avanzado. Sin embargo, es frecuente que surjan complicaciones posteriores en el embarazo, ya que el páncreas fetal produce más insulina de la normal para soportar los elevados niveles de azúcar de la madre,  lo que puede provocarle sobrepeso.

Si tienes un historial previo de diabetes gestacional o un pariente cercano con diabetes es recomendable que ante cualquier síntoma de sed excesiva consultes a tu médico.

Articulos relacionados