Revista bbmundo

Suscríbete
Síguenos
Facebook
Twitter
Google +

¿Cómo se inicia el embarazo?

El embarazo es una etapa única como también lo es la formación de un nuevo ser. Más allá del procedimiento técnico, es una maravilla saber que dentro de ti se está gestando un bebé pero ¿cómo sucede todo? Aquí te lo decimos:

 

Los trimestres

En ellos se divide el embarazo y sirven para que tanto el médico como tú lleven el control necesario así como para conocer los cambios que esperarás y la evolución física de tu bebé.

  • Primero. De la semana 1 hasta la 12
  • Segundo. De la 13 a la 26
  • Tercero. De la 27 hasta el término (idealmente es la 40)

 

Comienza la magia
Esto es lo que sucede en las primeras cinco semanas:

Semana 1

Corresponde en realidad a la menstruación pues la fecha de parto se calcula a partir del primer día del último periodo. Recuerda que la fecha probable es sólo una estimación porque la mayoría de los bebés nacen entre las 38 y las 42 semanas.

Semana 2

Aunque parezca extraño, ¡aún no estás embarazada! El espermatozoide fecundará al óvulo al final de estos siete días pero ya comienzan a darse una serie de cambios en el interior del óvulo. El primero es en su composición química para evitar que otros lo fecunden. El segundo es un alineamiento entre los núcleos a fin de que toda la información genética quede disuelta en el plasma. Alrededor de 12 horas después de la fecundación se da la primera división celular y cada 12 horas cada célula se dividirá de nuevo. Desde este instante el sexo del bebé ya está determinado porque cada óvulo contiene un cromosoma sexual X y un espermatozoide puede tener uno X o uno Y. Si es XX tendrás una niña, pero si es XY, será un niño.

Semana 3

Aunque no sientes que estás gestante, tu hijo ya está creciendo y desarrollándose: acaba de ser concebido pero ya está trabajando sin cesar. Al llegar al útero se le llama mórula y tiene el aspecto de una pelota pequeña. Posteriormente la mórula se llena de líquido y cambia de nombre a blastocito, para poder adherirse al endometrio (que se convertirá en la placenta). A este fenómeno se le llama implantación y muchas mujeres pueden experimentar un leve sangrado, de ahí que lo confundan con la menstruación sin embargo la cantidad de sangre que se pierde así como su coloración son muy distintas. Probablemente sientas mareos ligeros e hinchazón en el vientre.

Semana 4

Ahora el blastocito se llama embrión y se desarrollan los órganos. En este punto, producirá una hormona denominada gonadotropina coriónica (hCG) que lo ayudará a mantener apta la pared interna del útero. Como por arte de magia, se envía una señal al ovario para detener la liberación de óvulos e impedir el periodo ¡tu cuerpo es muy sabio!

Semana 5

Tomará forma la médula espinal y el cerebro; hasta ahora había un bulto en el centro del embrión, el cual se convertirá en su corazón y se formará la placenta. A través de ella y de las vellosidades coriónicas recibirá todos tus nutrientes. En este periodo ya es 100% detectable tu embarazo en una prueba de sangre o de orina. En el ámbito físico es probable que aún no notes un cambio significativo más allá de una ligera retención de líquidos o sensibilidad en los pechos pero tu bebé ya inició su camino de nueve meses para conocerte, felicidades!

 

Otras curiosidades

  • En la semana seis se desarrollan el cerebro, el sistema nervioso, las vesículas ópticas (que luego formarán los ojos), los aparatos respiratorio y digestivo, y los conductos que constituirán el oído interno.
  • Su corazón comenzará a latir durante este lapso y es posible detectarse en una ecografía.
  • ¿Sabías que sólo mide de 2 a 5 milímetros desde la cabeza hasta el cóccix?
  • Para la semana siete se forma el cordón umbilical y su cara va tomando forma: ya se pueden distinguir la boca, las fosas nasales, las orejas y los ojos.
  • ¿Te emociona tocar sus manos y contar los dedos de sus pies? Pues en la semana ocho ya se ven claramente y los brazos hasta pueden flexionarse en los codos y las muñecas.