4 frases que toda mamá dice y el efecto en sus hijos

Antonio Rizzoli · 3 enero, 2017

Sin intención podrías estar frenando el desarrollo de tu hijo.

mama hablando con su hija

Mujeres de la época que sea, seguramente conoce estas frases que toda mamá dice, pero lo importante ahora es que además sepan el efecto que tienen en sus hijos. 

“Yo sé perfecto lo que mi hijo quiere. Soy ¿adivina?”

Seamos realistas, a un niño no se le adivina el pensamiento. Se les da lo que quieren con solo señalarlo, o se le da sin que lo pida.

Sin duda alguna el lenguaje expresivo tiene su tiempo de desarrollo y este va conforme a los hitos de crecimiento; a los 15 meses nombra algún objeto familiar y a los 18 meses usa cerca de 10 palabras. Antes su manera de expresarse era otra pero es recomendable estimularlo y darle oportunidad de aprender favoreciendo el desarrollo de sus habilidades de comunicación.

Para que hable se pueden hacer acciones como preguntarle cuando quiera algo: ¿quieres la pelota grande azul? O mencionar 3 propiedades de cada objeto para ampliar el vocabulario además de leerle.

“Te vas a caeeeer… ¡te lo dije!”

Decir frases de ese tipo y vivir atormentada por cualquier accidente terminará por volverte loca.

Si… probablemente sí tenías razón pero es recomendable favorecer la independencia de los niños, que exploren el mundo y acompañarlos en el proceso en vez de criticar y anunciar que pasará algo negativo.

Qué tal decirle: si quieres bajar el escalón inténtalo, solo deja que esté acá abajo para evitar que te pegues.

Refuerza que haga acciones autónomas y que aprenda a pedir ayuda. También es importante que verifiques las zonas donde puede andar tu hijo o hija y que tengas la seguridad pertinente.

“Nos en-can-ta jugar al avioncito mientras come"

En realidad deberían pasar dos cosas: darle de comer en la boca o darle específicamente el cubierto que le toca. Recuerda que al año y medio ya debe de comer solo, y para los 2 años ya debe utilizar bien la cuchara. Hay que dejar que sea él quien seleccione qué cubierto utilizar y darle chance de que aprenda a dominar esta habilidad.

“Alucino estarlo cambiando y usar 23 baberos y toallas cada vez que come: le estoy enseñando a ser pulcro”

No dejar que se ensucie cuando empieza a comer solo está mermando su interés en explorar diferentes texturas. Debes entender que NO está aprendiendo a ser pulcro.

Los niños aprenden a través de sus sentidos. Cualquier momento es excelente, no solo el de la comida para dejarlos echar a volar su curiosidad. Que explore los ayuda a entender su entorno, así que tú ayúdalo estimulando su curiosidad natural para que intente descubrir cosas nuevas que le ayudaren en la escuela y durante el resto de su vida.

Revisa las etapas de crecimiento y los logros que debe ir teniendo en cada una. Si tienes sospechas de que tu hijo/a tiene dificultades en algún hito de desarrollo, consulta con tu médico para buscar la mejor alternativa y darle el apoyo profesional que necesita. 

Empieza Temprano. Cada momento cuenta.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (14 votes, average: 3,86 out of 5)
Loading...