¿Por qué cada vez hay más niños con ansiedad?

Harmonía.la · 4 diciembre, 2017

Conoce cinco cosas del mundo actual que incrementan los niveles de ansiedad en las personas.

La ansiedad se ha convertido en una especie de epidemia en nuestra época. En países como Estados Unidos, cerca de la tercera parte de los adultos y adolescentes sufre de ansiedad. En el Reino Unido, la ansiedad ha aumentado 70% en los últimos 25 años. En otros países, las cifras siguen estas tendencias.

Evidentemente, hay algo que como sociedad estamos haciendo que nos está volviendo más ansiosos. A continuación presentamos una serie de cinco puntos tomados de un trabajo del New York Times y del sitio Psychology Today.

 

1. Presión de ser exitosos

 

Nuestra sociedad, basada en la economía capitalista y en las comunicaciones digitales, celebra e incentiva enormemente el éxito material y la fama. Creemos que, para ser felices, las personas deben lograr escalar en la sociedad, obtener puestos de prestigio y posesiones que las distingan. En el mundo de las redes sociales, todos tenemos un medidor del éxito que se llama nuestro perfil: cuántos amigos y qué tipos de amigos tenemos, cuántos seguidores, cuántos likes en nuestros posts. Todo parece sugerirnos que debemos mejorar, que no somos suficientemente buenos, al compararnos con los demás.

 

2. La tecnología digital siempre está encendida

 

Vivimos inmersos en constantes estímulos informáticos. Rodeados de pantallas y aplicaciones, nuestra atención siempre está siendo secuestrada por una nueva actualización o un nuevo mensaje. Esto crea una especie de adicción a la distracción que nos genera luego ansiedad cuando debemos enfrentarnos con cosas que nos cuestan trabajo, las cuales no nos dan el mismo placer que ver una foto de Instagram. Asimismo, la tecnología digital nos ofrece un escape, pero este escape sólo es momentáneo. 

 

3. Estamos sobreinformados

 

Uno de los problemas de vivir expuestos a tanta información es que absorbemos paradigmas culturales que pueden convertirse en imperativos que ejercen presión sobre nuestras vidas. Por ejemplo, vivimos en una cultura donde todo el tiempo se nos da la receta para ser felices o para estar sanos, tener el cuerpo perfecto y conseguir una pareja. Esta información se convierte en presión social. Si no somos felices, o incluso si estamos tristes por un momento, sentimos que algo mal debe estar ocurriendo con nosotros, que no somos normales.
 

 

4. Los niños no están aprendiendo habilidades emocionales

 

Una de las preocupaciones principales entre estudiantes estadounidenses del primer año de la universidad es que sienten que no están preparados emocionalmente. Los niños tienen miedo al fracaso, y quizás porque cada vez vivimos más inmersos en comunicaciones mediadas, hemos empezado a dejar de desarrollar la habilidad de relacionarnos emocionalmente con las otras personas. Un individuo sin inteligencia emocional se siente angustiado cuando tiene que enfrentar una situación con otras personas que no está bajo su control. Algo que, evidentemente, es muy común actualmente.

 

5. Los padres se conciben como protectores en vez de guías

 

El mundo contemporáneo es percibido como una amenaza por los padres cuando piensan en sus hijos: la inseguridad, el terrorismo, el cambio climático y las enfermedades como el autismo, el cáncer y demás podrían hacer que sus hijos sufrieran. Esto genera sobreprotección. Muchos niños actualmente no pasan tiempo jugando en la calle o en situaciones en las que tienen que valerse por sí mismos de alguna forma y aprender a ir más allá de sus límites. Esto hace que muchos niños se vuelvan en extremo frágiles y estén ansiosos cuando se les saca de esta amplia zona de confort.

 

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (3 votes, average: 2,67 out of 5)
Loading...