El ultrasonido como herramienta de exploración en el embarazo

Nuria Ocaña · 1 octubre, 2014

Cuida de tu salud y la de tu bebé durante el embarazo utilizando esta técnica de monitoreo no invasiva.

La técnica del ultrasonido (US) utiliza un sonido de alta frecuencia que rebota en el tejido humano. Una vez que se refleja se lee como más oscuro o más claro, dependiendo de la densidad del tejido explorado. Las imágenes aparecerán en una pantalla de video como series de puntos. Los tejidos duros (huesos) se ven de color blanco, los blandos se ven más oscuros y los fluidos se ven de color negro.

Cuando se hace un ultrasonido prenatal las ondas de sonido pasan a través del abdomen de la madre, llegan al embrión, rebotan y crean la imagen del bebé en un monitor electrónico.

¿Cuándo se sugiere someterse a un ultrasonido y para qué?

De acuerdo con los estudios, 80% de las mujeres utilizan el ultrasonido por lo menos una vez durante el embarazo. Actualmente se emplea con los siguientes instrumentos:

1) Doptono o Doppler, el estetoscopio fetal manual con un transductor que se coloca contra tu abdomen y se emplea para escuchar el corazón de tu bebé cada mes
2) El escáner y una pantalla de video con un transductor integrado que puede determinar el género y la fecha de nacimiento de tu bebé
3) Un fetoscopio externo, uno o dos cinturones con transductor -para vigilar el latido del corazón de tu bebé- que se colocan en torno a tu abdomen o los nuevos modelos de telemetría que te permiten llevar el transductor en tu bolsa

Cuando se sugiera realizar un ultrasonido, es bueno tener claro si realmente es necesario y preguntar al médico si hay otras alternativas, como el fetoscopio, para escuchar el corazón de tu bebé durante las consultas prenatales. Si se conoce con exactitud las fechas de menstruación -que pueden ser tan precisas como el escaneo-, no hay ningún interés particular por saber desde ahora el género del bebé y no ha ocurrido nada fuera de lo normal -como un crecimiento exagerado del útero-, suena razonable evitar riesgos desconocidos.

Los ultrasonidos son transabdominales o transvaginales.
El primero se usa sobre todo en el segundo y tercer trimestres y la imagen del feto y de la placenta es muy clara; por otro lado, el transvaginal se utiliza en el primer trimestre del embarazo para visualizar el cérvix, útero, saco gestacional, embrión y otras estructuras pélvicas profundas.

Las siguientes razones son las más comunes para la aplicación de ultrasonidos:

-Diferencia en los tiempos del embarazo
-Determinación de la edad fetal
-Preocupación por el desarrollo del feto
-Sospecha de embarazos múltiples
-Embarazos de alto riesgo
-Sospecha de muerte fetal
-Determinación de un embarazo ectópico
-Sangrado anormal

El US es un procedimiento no invasivo que puede aportar información valiosa, ayudando con ello a reducir miedos y angustia; ofrece, además, la visibilidad necesaria para llevar a cabo otros procedimientos médicos, como amniocentesis o voltear a un bebé que viene al revés.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (0 votos)
Loading...