Virus Sincicial o cuando una “gripita” se convierte en neumonía

Guadalupe Camacho · 17 noviembre, 2020

Cada año se enferman 33.8 millones de niños, en todo el mundo, con infecciones respiratorias a causa del virus sincicial, los más afectados son los menores de seis meses.

El virus sincicial respiratorio (VSR) es poco conocido, pero es más letal que la influencia estacional. Y afecta, por lo general, a los menores de seis meses, especialmente si fueron prematuros; pues los bebés que nacieron antes de tiempo suelen tener, adicional a su reducida edad gestacional, inmadurez pulmonar y padecimientos cardiológicos.

¿Qué es el Virus Sincicial Respiratorio?

De acuerdo con Héctor Alberto Macías Avilés, jefe del Departamento de Neonatología, del Instituto Nacional de Pediatría (INP), el virus sincicial puede ser común entre la población y en un estudio realizado en México se detectó que 5% de los niños menores de cinco años tenían el virus pero sin molestias en nariz y garganta, sin embargo, 18.4% sí tuvieron un resfriado o infección en la garganta. Entre los síntomas del virus sincicial respiratorio están:

  1. Nariz congestionada o moqueo.
  2. Tos seca.
  3. Poca fiebre.
  4. Dolor de garganta.
  5. Dolor de cabeza leve

En la mayoría de los adultos el VSR no genera síntomas graves, pero sí pueden contagiar a otros. Por ejemplo, en los bebés prematuros, el impacto de este virus puede ser letal, puesto que “una ‘gripita’ simple puede convertirse en una neumonía que requiera intubación para brindar oxígeno, puesto que los bebés no pueden respirar por sí mismos, debido a que el VSR causa inflamación y obstrucción de los bronquios.

En el marco del Día Mundial del Prematuro, que se celebra el 17 de noviembre, el neonatólogo Macías Avilés, indica que el VSR hospitaliza cuatro veces más a niños por neumonía que por influenza.

¿Tu bebé está en riesgo?

Entre los factores de riesgo de contagiar a tu recién nacido  con el VSR están:

  • Que tu bebé sea prematuro
  • Padres o abuelos fumadores
  • Historia de enfermedad alérgica entre la familia
  • Falta de alimentación con leche materna
  • Vivir en espacios cerrados y sin ventilación, especialmente en temporada invernal
  • Falta de higiene (lavado de manos y boca)
  • Besar a los bebés en la boca, en las manos o en las mejillas

¡El virus deja secuelas!

Cada año, en el mundo, ocurren 33.8 millones de nuevos casos de infección respiratoria por causa del VSR, y la mayoría de las muertes suceden en los menores de seis meses de vida.

El neonatólogo Macías Avilés, del INP, indica que en el mundo se registran 1.2 a 1.7 millones de hospitalizaciones por VRS, y aunado a ello, “los niños pueden quedar con secuelas que los podrán acompañar por el resto de sus vidas”.

De acuerdo con la Asociación Española de Pediatraía, durante el primer año de vida entre 60-70% de los niños adquieren infección por VRS, y la mayoría de los niños han sido infectados a los 2 años de edad y este virus puede dejar las siguientes secuelas:

  1. Asma
  2. Dificultad respiratoria, especialmente al realizar ejercicio físico
  3. Silbancias al respirar
  4. Malestares respiratorios para dormir, lo que provoca que los niños no tengan un sueño reparado ni crezcan apropiadamente.