Qué son los terrores nocturnos y cómo evitarlos

Redacción bbmundo · 22 marzo, 2017

Mira cómo debes reaccionar cuando tu hijo despierte gritando en la noche.

Los terrores nocturnos son un trastorno hereditario que se producen durante el sueño y que suelen padecer los niños de un año hasta los ocho.

Éstos son considerados una parasomnia, es decir, fenómenos o acontecimientos que ocurren mientras tu hijo está dormido y que son el reflejo de las conductas aprendidas durante el día.

¿Qué puedes hacer para ayudar a tu hijo con los terrores nocturnos?

Estos episodios duran sólo entre 10 y 30 minutos. En ese lapso debes evitar: despertarlo o sacudirlo bruscamente ya que sólo lo alterará más, también procura no mencionar lo que ha pasado.

Puedes llevarlo a su cama si se salió de ella; recuéstalo, háblale tranquilamente procurando darle seguridad diciendo cosas como “estás en casa, tranquilo, no pasa nada” y esperar a que se duerma.

Este trastorno es muy similar al sonambulismo, es importante que lo protejas de los lugares o cosas que lo puedan lesionar como escaleras u objetos filosos.

Los terrores nocturnos sí se pueden evitar con sencillas cosas como: no darle de cenar abundantemente o dejar que se duerma tarde.

También hay un método efectivo contra esto y aunque parece cruel, a la larga solucionará el problema. Programar el despertar nocturno, es decir, fíjate a qué hora suelen presentarse sus terrores. Puedes despertarlo 15 minutos antes de que se presente y posteriormente mantenerlo despierto y fuera de la cama durante cinco minutos. Este método se debe realizar durante siete noches consecutivas. Si regresa el problema, hazlo de nuevo.

Debes consultar a un médico en los siguientes casos: 

  • Si hay babeo, espasmos o rigidez
  • Los episodios ocurren dos o más veces por semana después de los siete despertares programados
  • Duran más de 30 minutos
  • Tu hijo hace algo peligroso
  • Tiene varios terrores durante la noche
  • Ocurren durante la segunda mitad de la noche
  • Sientes que el estrés familiar puede ser un factor

Es probable que su miedo a dormir esté provocado por la imposibilidad de solucionar ciertas cosas: una mala calificación, problemas con algún amigo o asuntos familiares (divorcios, la llegada de un hermano, cambio de casa). Todos éstos son evadidos durante el día y se manifiestan en la noche, por eso es importante que tengas una buena comunicación con tu hijo y hablen de cualquier cosa que le inquiete.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (8 votes, average: 4,13 out of 5)
Loading...