Jugar sin pelear: sí se puede

Nancy Steinberg · 8 septiembre, 2015

La convivencia entre tus hijos es posible sin peleas y sin gritos. ¡En serio!

Dra. Nancy,

Con referencia al problema de sana convivencia que tengo entre mis hijos y después de probar todos los castigos y regaños posibles, decidí intentar el método de Prohibido Castigar. Me senté a platicar con Eduardo y Tomás para comunicarles que yo ya no pensaba gritar más en casa, que a partir de hoy necesitaba que se llevaran bien aunque no siempre jueguen juntos, pero sí que convivieran en armonía.

Por supuesto, a los cinco minutos estaban peleando nuevamente en cuanto los dejé solos en su cuarto de juegos. Lo que hice fue dejar a uno de ellos en ese cuarto y me llevé al otro a su recámara con algunos juguetes; los separé por un breve período de tiempo y luego los volví a juntar. Así ocurrió un par de veces más, hasta que lograron entender que aunque no había regaños, tenían consecuencias.

Igualmente los integré con juegos que sí disfrutaran en común, así que diario he dedicado una hora a jugar con los dos juegos de mesa como dominó, serpientes y escaleras, Monopoly, rompecabezas, etc.

Hasta ahora he tenido buenos resultados y en la casa se siente un ambiente mucho más tranquilo que antes.

Muchas gracias por los consejos.

Andrea

El objetivo fundamental de un programa de este tipo es que aprendan a convivir, es decir, que se den cuenta que tienen un amigo en casa y deseen pasar tiempo juntos.

Debido a la diferencia de edad y de intereses entre ellos, Andrea hizo una adaptación a lo que habíamos propuesto, ya que ella no utilizó el boleto. Sin embargo, como podemos ver, lo que ella hizo funcionó: existe un ambiente de más armonía en la casa y los niños han descubierto que sí existen actividades que les pueden gustar a los dos (los juegos de mesa), que les permiten pasar tiempo juntos.

Por el momento, conviven en compañía de la mamá, una convivencia que me parece muy deseable. La idea, ahora, será que puedan llegar al punto en que también logren jugar solos.

Esto quiere decir que a veces puedan pasar tiempo juntos en el mismo espacio, llevando a cabo cada quien sus propias actividades y en otras ocasiones jugando juntos con o sin la compañía de un adulto. Recuerda:

Llena su vida de tanto y tanto amor que no quede espacio ni para un solo castigo.

¡Hasta la próxima!

 

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (0 votos)
Loading...