Gran polémica ha generado la historia de Ian Alejandro Rubey, un hombre transgénero de 31 años que está embarazado de 33 semanas de mellizos.

“Me dieron licencia por maternidad pero voy a ser papá”, afirmó Alejandro Rubey.

Alejandro tiene 31 años y es licenciado en Ciencias Biológicas. Actualmente trabaja en una escuela secundaria y está pronto a salir con su licencia de maternidad, pues la llegada de sus bebés será en agosto. Sin embargo, para él esto no significa que será madre, sino que se convertirá en padre.

Su plan es gestar a sus hijos, tenerlos por parto vaginal y amamantarlos, pues no alcanzó a someterse a exportación de sus senos mientras cambiaba su sexo.

Alejandro creció como una niña. Durante su infancia, siempre tuvo una expresión más bien masculina y le gustaba las mujeres, por lo que pensó que era lesbiana, así que salió del clóset a los 15 años. Luego de ser rechazado por su familia, por lo que decidió buscar su versión más femenina y comenzó a salir con varios chicos. Por supuesto, todas sus experiencias fueron fallidas.

Ya en la universidad, y asumido como una mujer lesbiana, una amiga —de forma muy cercana— le preguntó: “¿Seguro que te sientes mujer? ¿de verdad estás conforme con este género?”.

A los 27 años supo que no era lesbiana, es decir si le gustaban los hombres o las mujeres, sino su identidad de género (si se percibía mujer o se percibía hombre). Así entendió que no era una chica lesbiana sino un hombre trans.

«Cuando decidís salir de la cajita que te asignaron al nacer por tus genitales porque la cajita, te asfixia, te entristece y te violenta… salís, en mi caso, en búsqueda de la libertad, en búsqueda de vivir plenamente mi masculinidad trans…
Luego luego te encontrás con un mundo de gente, profesionales, y activistas trans incluso, influencers, que te dice (tristemente, en el mejor de los casos) «ah bien… si no querías esa cajita bárbaro» y empiezan las preguntas en modo de sentencia… «y cuándo te vas hacer la mastectomía?», «tenés que empezar la hormonización», «cuando tengas equis cantidad de años de hormonización te vas a tener que hacer la histerectomía (extracción del útero)», «tomá tal pastilla para no menstruar» y así, y así, y así…», escribe en su cuenta de Instagram.

Te recomendamos leer: ¿Qué es el lenguaje incluyente que usa JLo con su hija?

Alejandro deseaba ser papá, por eso se embarazó

“Quería formar mi familia pero no se me ocurría pensar en gestar, precisamente porque lo asociaba con la idea de ser mujer.Yo estaba intentando apropiarme de mi identidad masculina y hacerla parte total y absoluta de mi vida, me estaba inyectando testosterona. No me cuadraba ni por casualidad que se podía ser hombre y estar embarazado, al contrario, sentía que iba en contra de mi masculinidad”, confesó en una entrevista para Infobae.

Así decidió embarazarse pero primero debía dejar de tomar testosterona para recuperar su ciclo menstrual.

“Emprendo una aventura bien pensada, eso de hacer las cosas «porque sí» nunca fue lo mío. Me embarco en un viaje que hace mucho vengo surcando, La Paternidad. Pude darle sentido a esa palabra cuando la hice mía. Nunca me fue fácil porque no la tuve presente. Antes incluso de empezar este proceso con mis niñes, tuve que hacerme cargo de mi propia paternidad. Ser el padre de la niña que fui en los noventa”, escribió en un post de su Instagram.

Tras un tratamiento de inseminación para quedar embarazado, en 2021 se enteró que no solo tenía un bebé en su vientre, sino que eran Manuel y Yanay Almendra, los mellizos que ahora están a días de nacer.  Alejandro criará a sus bebés acompañado de su pareja, Patricia.

Niños transexuales en México: Todo lo que debes saber

Nota vista en Upsocl