Lamentablemente, el virus del Coronavirus sigue arrasando a la población mundial, dejando a millones de personas en duelo por la pérdida de sus parientes. En nuestro país no es la excepción ya que las últimas cifras arrojaron que la pandemia dejó a 244 mil 500 niños y niñas huérfanos en México.

¿Por qué es tan alarmante el hecho de que la pandemia dejó a 244 mil 500 niños y niñas huérfanos?

Estos niños que han pasado a manos de cuidadores primarios o secundarios, como abuelos o tíos, incluso a instituciones como orfanatos, coloca al país entre los que registran el mayor número de fallecimientos a causa del virus SARS-CoV-2, México ha sido el más afectado en cuanto a la pérdida de cuidadores primarios y secundarios por cada 100 muertes reportadas.

El dato de que la pandemia dejó a 244 mil 500 niños y niñas huérfanos en México, fue resultado de un análisis organizado por el Instituto Belisario Domínguez, donde también se destacó que «por cada 100 fallecimientos por COVID-19, en Estados Unidos, 23 niñas y niños perdieron a sus cuidadores primarios o secundarios, es decir, a su mamá, papá, ambos o abuelos que vivían con ellos; en Brasil, 46; en India, 87; en México, 90; en Perú, 60; en Rusia, 47; en Reino Unido, nueve; en Indonesia, 56; en Italia, cinco; y en Colombia, 67«.

Dichos datos fueron obtenidos de un estudio de la OMS y el Imperial College London que anuncian que dichas cifras van en aumento y los apoyos que reciben estos niños, por parte del gobierno, suelen ser insuficientes. Ante esto, las instituciones hacen un llamado a los gobiernos para atender dichos casos y puedan «afrontar las complicaciones que se desatarán en las dinámicas familiares y en el desarrollo particular de aquellas niñas y niños«.

De igual manera el estudio destacó que «asimismo, que por cada 100 muertes por COVID haya 90 niñas y niños con pérdidas de cuidadores (primarios o secundarios), evidencia que la contención y el apoyo familiar en nuestro país es básico. Los cuidados de menores de edad dependen, en varios casos, de las abuelas y abuelos, por lo que las personas de la tercera edad han sido un pilar fundamental para que padres y madres de familia tengan la posibilidad de dedicarse a diferentes actividades económicas”.

Ante esta situación, se está contemplando la iniciativa de una reforma que plantea implementar medidas para garantizar la protección integral y proporcionar un programa de becas permanente en todos los niveles de educación a los educandos en situación de orfandad.

Artículo original: elfinanciero.com.mx