Manual de purificación del hogar para niños con asma

Redacción bbmundo · 13 abril, 2020

Mantener tu hogar libre de agentes que potencialicen la enfermedad respiratoria es la clave para mantene en control las crisis de asma.

Los padres con niños asmáticos saben de la importancia de mantener un hogar limpio, libre de polvo doméstico, caspa de animales e irritantes olfativos. Por eso, sigue este manual para reducir las crisis asmáticas en casa.

Manual de purificación del hogar para niños con asma

El asma es la enfermedad crónica respiratoria más frecuente en pediatría. Se presenta en 15% de los niños en la etapa escolar, es más frecuente en los varones. Y se caracteriza por el estrechamiento de las vías respiratorias, sus síntomas más frecuentes son: tos, silbancias y dificultades para respirar, sesación de ahogo.

El asma tiene una base genética, ya que la mayoría de los niños tiene un factor hereditario de  familiares. Es decir, alguno de los padres o abuelos, e incluso, los tíos ya fueron diagnosticados anteriormente con asma. Ante la herencia, no hay nada que se pueda hacer.

Sin embargo, el asma también tiene factores ambientales modificables como:

  1. Tabaquismo familiar.

Los humos del tabaco son muy dañinos para los que consumen tabaco, pero también para los llamados «fumadores pasivos», como los niños y bebés. Dichos humos suelen impregnarse en el fumador y en sus objetos personales como libros, ropa, muebles, artículos de limpieza y demás.

Recomendación: es esencial que aquel familiar del niño con asma deje de fumar dentro de la casa, así como en los patios y azoteas. Recuerda que la ropa, piel, boca, cabello y manos se quedan impregnados con la nicotina.

  1. Presencia de ácaros

Los ácaros son microorganismos (parientes de los arácnidos) que suelen vivir en las habitaciones polvosas así como en colchones, cojines, salas forradas de tela, papel tapiz, alfombras, tapetes, muñecos de peluche y cortinas, entre otros.

Recomendación: Los ácaros se alimentan de las células muertas de tu piel, las cuales perdemos todos los humanos diariamente. Por eso es esencial que limpies tu casa constantemente, porque las pierdes en la sala, en el baño, en la cocina, pero especialmente en tu recámara, sobre el colchón cuando duermes y descansas.

Los ácaros suelen vivir en el colchón y sábanas porque además de tus células muertas, también les gusta la humedad y la temperatura de tu cuerpo. Lo ideal es reemplazar el colchón cada diez años, pero cada 20 días debes sacudirlo, aspirarlo y limpiarlo para eliminar los ácaros que vivan allí.

  1. Polvo doméstico

El polvo doméstico es una acumulación de ácaros, tierra de la calle, basurillas, vello, pelusa y otras decenas más de objetos, que se van acumulando en casa.

Recomendación: Es muy importante que no lo dejes acumular, para ello el aseo de tu casa deberá ser diario. Puedes aspirar para luego recoger el polvo que quede con un trapo húmedo. Si tienes muebles ya viejos o muy maltratados mándalos retapizar, cambia las cortinas por unas que puedas limpiar fácilmente  y manda lavar tus colchones, salas, alfombras y muñecos de peluche a lugares profesionales, donde además del lavado a profundidad, le dan «baños» de sustancias antipolvo.

  1. Caspa de humanos y ¡mascotas!

La caspa no solo afecta a los humanos, sino también a las mascotas como perros, gatos, roedores (como cuyos, conejos y hamsters) que sueltan caspa microscopica que suele respirar el niño con asma.

Recomendación: la caspa es un tipo de hongo (Pityrosporum ovale) que invade el cuero cabelludo, lo reseca y hay enrojecimienro y descamación. La caspa no es falta de limpieza, sino un microorganismo invasor; para eliminarla es necesario acudir con el dermatólogo para que atiendan a las personas, y con el veterinario en el caso de las mascotas.

Los profesionales de la salud brindarán el tratamiento más certero para eliminar por completo el hongo.

  1. Heces fecales

Las heces fecales que respiramos en casa no solo suelen ser de las mascotas, de los ácaros y de las cucarachas que puedan ingresar a los hogares, sino también de aquellas que están en los baños, cuando el papel higiénico no se deshecha directamente en los excusados.

Recomendación: Es necesario limpiar constantemente la casa, y no dejar secar la materia fecal porque puede fácilmente respirarse. Es muy importante eliminar el papel higiénico sucio directamente en el baño, para ello prefiere el papel que se deshace fácilmente al jalar la palanca.

  1. Maquillaje y tintes

Los polvos que se usan para maquillaje pueden ser respirados cuando el niño abrace a su mamá o a otros parientes que los usen. Los tintes de cabello, barba y bigote también «sueltan» olores irritantes que pueden lesionar fácilmente las vías respiratoria (e incluso los ojos) de los nenes asmáticos.

Recomendación: Evita los maquillajes en polvo y los tintes con peróxidos, prefiere los productos orgánicos y hechos con materiales naturales.

  1. Químicos de limpieza

En muchos hogares se utilizan productos de limpieza muy corrosivos o de tipo industrial que no están hechos para usarse cotidianamenre en casa, y si bien limpian extraordinariamente bien, pueden incrementar los cuadros de asma, alergias y malestares en general.

Recuerda que cada paciente con asma es único y especial, por lo que no hay generalidades para brindarle un medio ambiente óptimo y libre de agentes potencializadores del asma. Lo que la Asociación Americana de Asma recomienda es observar y conocer a tu hijo, estar atento a todos aquellos factores que puedan incrementar o recucir sus malestares.

Para reducir el efecto dañino en tus hijos es útil contar con un purificador que elimine polvo, ácaros, alérgenos, y que ayude a tener aire limpio en tu hogar. Los purificadores Dyson, además de eliminar el 99.97% de contaminantes, están recomendados por la Sociedad Mexicana de Pediatría.