¿Por qué los ácaros son malos para la salud de tu bebé?

Redacción bbmundo · 13 abril, 2020

En colchones, alfombras y cortinas viven los ácaros que generan alergias, lesiones cutáneas e incluso son responsables de enfermedades virulentas.

Los ácaros son tan pequeños que no puedes verlos a simple vista, requieres de un microscopio muy potente para observar a esos arácnidos que miden, en promedio, dos milímetros y de alli para abajo. ¿Cuántos tipos de ácaros hay? De acuerdo con la Federación Mexicana de Dermatología, existen miles de especies, que de manera general se clasifican en:

  • Ácaros que pican, el más común es el que trasmite la fiebre tifoidea rickettsiosis, que se trasmite por ácaros, así como piojos, pulgas y garrapatas.
  • Ácaros de la sarna, la hembra deposita los huevos bajo la piel y al poco tiempo, las larvas salen y la infectan, generando lesiones dermatológicas que fácilmente se contagian de persona a persona.
  • Ácaros del polvo doméstico, son los que viven en colchones, alfombras, juguetes de peluche e incluso cortinas, todas empolvadas.

Los ácaros que pican y los de la sarna pueden también invadir  animales de compañía, como perros, gatos y algunos roedores, pero los ácaros del polvo habitan especialmente en las casas, especialmente en las recámaras y salas

Los dormitorios, ideales para los ácaros

 

Estos microorganismos buscan al humano para alimentarse, y disfrutan mucho de las células muertas de tu piel, pierdes en promedio 20 gramos de ellas a la semana, y si nunca sacudes tu colchón podrás tener muchos gramos de alimento disponible para ellos.

Así, los ácaros (como cualquier insecto) cuando come también defeca y una gran cantidad del polvo de las casas son materia fecal de estos bichos, que se une a cabello, pelusas, basurilla y otros materiales de deshecho de las casas. Y todo ese material se respira en las casas.

Algunos otros ácaros también viven entre productos almacenados, como los granos para comer, y en alimentos de animales de corral.

Tu mejor aliada para deshacerte de los ácaros de tu hogar es una buena aspiradora que puedas utilizar en pisos pero también en tus colchones. Por eso, te recomendamos la aspiradora inteligente Dyson V11 Absolute, que gracias a todos sus accesorios, es ideal para limpiar cada rincón de tu casa.

Tu familia, la más afectada

 

Cuando las personas que viven en hogares con ácaros, respiran el polvo inhalan también sus heces fecales de ácaros y otros desechos como hongos.

Toda esta carga respiratoria produce reacciones alérgicas en un número importantes de niños y adultos, y pueden generar incluso cuadros de asma e inflamación de la membrana mucosa nasal.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), una gran cantidad de alérgenos producidos por los ácaros del polvo doméstico pueden estar en el aire después de aspirar y recostarse en la cama o en los sillones y cojines.

En climas templados, los ácaros están presentes durante todo el año, dice la OMS, pero los ácaros que viven en los pisos de la sala muestran un pico estacional de densidad a fines del verano y principios del otoño. Es por ello, que se incrementan los casos de alegia durante estas estaciones del año.

Los bebés están en mayor riesgo

 

Los recién nacidos son los más afectados por los ácaros, puesto que pasan gran parte de día recostados en su cuna y al paso de los meses estarán gateando en alfombras y tapetes, o jugando con sus peluches, todos estos objetos acumulan ácaros y polvos que generan en ellos problemas respiratorios, dermatológicos (en piel y cabello), oculares e incluso malestares en los oídos.

¿Cómo proteger a tu familia de los ácaros y de sus enfermedades?

 

Lo ideal es que mantengas siempre limpia tu casa, especialmente las recámaras, puesto que los ácaros necesitan de la humedad de tu cuerpo para sobrevivir.

Así que lava la ropa de cama cada 15 días, pero también aspira los colchones, abre las ventanas cuando lo hagas, y lava las pijamas constantemente.

Lleva a la tintorería o a un lavado profesional, las almohadas, los cojines, las alfombras y tapetes, así como las cortinas.

Además utiliza productos de limpieza que estén certificados, puesto que garantizan la cantidad ideal de desinfectantes. Las recámaras deben limpiarse a profundidad constantemente, y ventilarse día tras día.

Si algún integrante de tu familia tiene asma, lesiones en la piel, escurrimiento nasal, ojos enrojecidos, o fiebre sin motivos, acude con el médico para que revisen si no son los ácaros los causantes de esas molestias y, por supuesto, haz limpieza en tu hogar.