Si bien es cierto que a los niños no queremos exigirles un protocolo de modales de la casa real; también es cierto que un niño educado siempre tendrá las puertas abiertas y el corazón de quien lo conozca. Si no sabes por dónde empezar, te contamos sobre estas sencillas formas de enseñarles modales a tus hijos.

8 formas de enseñarles modales a tus hijos sin morir en el intento

No estamos diciendo que tus hijos tienen que ser moneditas de oro, pero qué agradable es encontrarse con un crío que sabe decir «buenos días» cuando se le saluda, sin importar la edad que tenga. Recuerda que en cosas sencillas y cotidianas, siempre encontrarás una oportunidad para inculcarle buenos modales.

Simple y desde siempre

No importa que tu bebé sea un recién nacido, enseñarle a decir «por favor» no es una tontería y jamás es demasiado pronto para enseñarle a decir «gracias». Lo ideal sería que nosotros como padres le enseñáramos con el ejemplo. Recuerda que a medida que los niños empiezan a escuchar palabras amables, las irán adquiriendo como parte de su vocabulario. «Algunos padres asumen que los modales son demasiado formales», dice Sheryl Eberly , oradora y autora de 365 Manners Every Kid Should Know . «Eso es un error, es una pequeña disciplina para un niño reconocer los modales y mostrar respeto».

Sé consistente

Los modales de tu hijo dicen mucho de los tuyos, si el niño te escucha desde siempre, para él no será raro este tipo de comportamientos y lenguaje. Sé constante en tu comportamiento, si eres amable en todo momento, esta será una de las formas de enseñarles modales a tus hijos  sin pelear con ellos.

Por su parte, Elaine Swann , experta en etiqueta y autora de Let Crazy Be Crazy, explica que implementar «siete minutos de modales» al día o a la semana con niños mayores y ajustar eso a «dos o tres minutos para niños pequeños», puede servir ya que «cuando son pequeños, su capacidad de atención y vocabulario es limitado, así que sea constante».

Modera tu vocabulario

Suena lógico y tonto, pero honestamente, si quieres que tu hijo no diga groserías, no las digas. Para él no será parte de su lenguaje diario si tú aprendes a moderar cómo te expresas. Esto evitarás que la maestra te mande a llamar para decirte que tu hijo ofendió a algún compañerito.

No decimos que jamás te enojes o incluso que no pierdas el control, los 365 días del año, pero mostrarle modales a tu hijo puede empezar desde cederle el asiento a alguien en el transporte público o dejar pasar a alguien que lleva mucha prisa, en la fila del supermercado.

Juego de roles

¿A quién no le ha pasado? Tu hijo recibe un regalo y no le gusta, ¿qué hace? lo tira frente a la persona o empieza a hacer berrinche. Aquí la experta, Robyn Koslowitz, Ph.D., psicóloga clínica y fundadora del Targeted Parenting Institute, explica que en lugar de obligar a un niño a decir que le encanta el regalo, ella sugiere decirle que puede decirle a esa persona algo como «Gracias, te quiero». Mostrar bondad sin que el niño sienta que tiene que mentir es una de las formas de enseñarles modales a tus hijos.

Educa con bondad

Robyn Koslowitz explica que «cuanto más educado eres, más cómodo te sientes con la gente», es decir  si te tomas el tiempo de abordar los modales con tus críos, es probable que lo vean como un sistema de valores y no como una orden a ejecutar, lo que lleva a los padres a sentirse frustrados en una lucha de poderes.

Una de las formas de enseñarles modales a tus hijos es explicarles  cómo sus acciones afectan o benefician a otros. Es probable que los niños sigan teniendo crisis nerviosas y rabietas, pero liderar con amabilidad les ayuda a comprender mejor por qué los modales son importantes.

Ofrece opciones

¿Cuántas veces tu hijo no te ha interrumpido cuando hablas con otro adulto? Si ya entendiste que no es beneficioso, ofrecerles una cachetada o gritarles para que te dejen en paz, lo mejor es ofrecerle opciones como:»veo que realmente quieres decir algo, pero estoy hablando con un amigo, así que puedes esperar hasta que termine, o puedes hacerme un dibujo mientras termino». Esto les hará sentir responsables y con cierto control.

Recuerda que darles opciones les ofrece autonomía y no los hará sentirse obligados a hacer algo que no quieren, como por ejemplo cuando llegan visitas a casa y él no los quiere saludar de abrazo. Ahí puedes decirle «¿qué te parece si le haces un dibujo o simplemente le dices que te da gusto verlo?».

No lo obligues a disculparse

Claire Lerner, experta en desarrollo infantil y paternidad, explica que «intentar forzar las cosas anula todo el propósito», «se inundan de emoción y vergüenza cuando alguien los está corrigiendo, por lo que obligarlos a decir ‘lo siento’ es contraproducente».

Una de las formas de enseñarles modales a tus hijos es infundirle empatía por el otro y ayudarle a comprender cómo se sienten los otros respecto a sus acciones. Con eventualidad, el niño podría ofrecer disculpas de manera genuina.

No lo avergüences

Uno de los errores más grandes que cometemos cuando nuestros críos hacen algo que no nos gusta, es gritarles o regañarlos en público. Ante esto, Lerner pide que evitemos la vergüenza ya que «es  una emoción tóxica y apaga a la gente, especialmente a los niños. No es motivadora, es paralizante».

Mejor, en casa o en un lugar seguro, explícale por qué no fue correcta su acción. Dile que como padre nunca lo juzgarás y que siempre puede acercarse a ti para decir por qué hizo tal cosa.

Mantén la calma

Sabemos que en el momento preciso de la crisis, es difícil mantener la calma; sin embargo, cuando estés por perder el control, recuerda los puntos anteriores y piensa que llevarlos a cabo valen la pena pues esto es a largo plazo.

Artículo original: parents.com

 

En este tutorial aprenderán buenos modales en la mesa