¿A qué edad los niños sufren más el divorcio?

Redacción bbmundo · 21 enero, 2019

Un estudio demostró que los niños sufren más el divorcio a ciertas edades. Descúbrelo aquí y conoce qué dicen los expertos.

divorcio

El divorcio no es algo que como padres planeemos; sin embargo, es importante que si sucede tengamos en cuenta que hay edades en que los niños están más susceptibles y, si bien, eso no evitará que nos separemos, por lo menos nos preparemos para que el pequeño cuente con la red de apoyo necesaria para no sufrir daños colaterales. Te contamos todo sobre a qué edad los niños sufren más el divorcio.

 

Los niños sufren más el divorcio dependiendo la edad

 

Como guía, un estudio publicado por el Instituto de Educación de la Universidad de Londres, donde se estudiaron a  6.245 niños y adolescentes, arrojó que la edad más difícil para atravesar esta situación, es entre los 7 y 14 años.  No importa si la pareja estuvo casada legalmente o no, el crío no lo vivirá de buena manera.

Ante esto la profesora Emla Fitzsimons, coautora del estudio comentó que “a estas edades, aumenta un 16% la probabilidad de padecer un trastorno emocional, como depresión y ansiedad e incrementa un 8%, los problemas conductuales”. Ya que es cuando los críos reconocen su individualidad y empiezan a formar su personalidad.

También: ¿Cómo hablar con los niños del divorcio?

Dentro de la investigación, los expertos del estudio no encontraron una consecuencia negativa, en niños menores a 7 años. Sin embargo, es curioso que sí hallaran que “la partida paterna en la infancia tardía, por otro lado, se asocia con un aumento de los problemas de internalización tanto en hombres como en mujeres“.

Por su parte, el director de campañas de la organización benéfica YoungMinds, Tom Madders explicó que “este estudio muestra cómo las rupturas familiares pueden ser confusas y perjudiciales para un niño y jugar un papel importante”.

Conoce: La paternidad después del divorcio

¿Qué sigue? Si ya lo hablaron y no hay otra opción mas que la separación, es momento de preparar a los niños y hablar con ellos para que no se sientan desprotegidos. Sabemos que muchas veces, como adultos, nos sumergimos en nuestro propio dolor; sin embargo, cuando hay niños en casa también ellos dependen de nosotros y mientras manejamos nuestras emociones, debemos ayudarles a canalizar sus sentimientos.

Y no olvides lo más importante: más vale venir de un hogar roto, que vivir en uno. Si el divorcio es la mejor opción para que tanto tú, tu pareja y tus hijos estén SANOS física y emocionalmente, no dudes en hacerlo y luego acudir a terapia para procesar la separación y las emociones. 

 

Artículo original: theguardian.com