Se le denomina afrodisíaco a cualquier sustancia capaz de aumentar la libido. Su nombre hace referencia a Afrodita, la diosa griega del amor y la sexualidad, y han estado presentes durante gran parte de la historia, siendo documentados por primera vez en papiros griegos del año 2000 a.C.; sin embargo también fueron mencionados en la Biblia y en antiguos escritos hindúes y árabes.

Aún no se ha verificado su efectividad, pero se cree que su poder radica en que estimulan la secreción de hormonas sexuales, irrigan sangre a los genitales y ayudan a desinhibir. Contrario a esta postura, hay quienes afirman que su efecto es más psicológico que fisiológico.

Tipos de afrodisíacos

♥ Asociación sensual: Aquellos alimentos y plantas que tienen forma similar a los órganos sexuales, por ejemplo el pepino, la papaya, el plátano o la pera.

♥ Acción central: las sustancias que elevan la dopamina en el sistema nervioso (especialmente en las mujeres) y la testosterona en hombres, por mencionar algunas.

♥ Excitación por vías análogas: aunque se dice que el amor entra por el estómago, también lo hace por la nariz; los perfumes y las fragancias se consideran estimulantes.

♥ Tradición cultural: a los que por relatos populares se les atribuyen diferentes efectos sugestivos, tales como el semen o incluso la carne y el aceite de ciertos animales.

También te recomendamos leer: 9 cosas que nadie dice del sexo después del parto

Afrodisíacos para comer

Si estás buscando nuevas experiencias, mejorar tu rendimiento íntimo o mayor intensidad en tu relación, considera incluir en tu dieta:

Ostras: son las reinas de la cocina afrodisiaca, ya que gracias a su alto contenido de zinc aumentan la producción de testosterona y estrógenos, así como el conteo de espermatozoides. Debido a que contienen omega 3 mejoran la función del sistema nervioso.

Plátano: es rico en potasio y vitaminas del grupo B, necesarios para la producción de hormonas sexuales.

Espárragos: The Vegetarian Society del Reino Unido sugiere comerlos hervidos o al vapor por lo menos tres días previos al encuentro para obtener buenos resultados.

Aguacate: se considera un estimulante por su alta concentración de vitaminas D y E que le dan un gran valor energético.

Chocolate: el cacao aumenta los niveles de serotonina y endorfina, las cuales benefician el estado de ánimo. Por su parte la feniletilamina eleva la presión arterial, el ritmo cardiaco y las sensaciones, con efectos similares a la adrenalina que refuerza el deseo y la energía.

Vino tinto: su efecto es superior en las mujeres, pues una investigación hecha en la Universidad de Florencia estableció que sus componentes pueden incrementar el torrente sanguíneo hacia zonas clave de su cuerpo, siempre y cuando el consumo sea moderado.

Ginseng: incrementa la testosterona promoviendo un mayor flujo de sangre hacia los genitales masculinos; se le atribuyen propiedades revitalizantes.  (+ potente)

Azafrán: estimula los impulsos sexuales, tanto en hombres como mujeres; además favorece la movilidad espermática. (+ potente)

Afrodisíacos para oler

De acuerdo con varios estudios, el olor más sugestivo es el de tu pareja. ¿Cuántas veces no ha sido el detonante de una noche romántica? Está comprobado que la transpiración generada por las axilas y la zona anogenital suele transformarse en un vigoroso estímulo, sin embargo existen aromas que pueden encender la pasión si los utilizas en pequeñas cantidades. Entre los más aplaudidos están los siguientes:

• Agua de rosas
• Vainilla
• Aceite de coco
• Sándalo
• Agua de menta
• Esencia de romero
• Azahar
• Canela

Si te gustó esta nota, síguete con: Sexo de papás: ¡sigue las reglas!

Recuerda que el mejor afrodisiaco que existe es la mente, así que antes de consumir cualquiera de estas opciones resuelve tus problemas de estrés, ansiedad o baja autoestima y tu vida en la cama se irá a las nubes. ¡Garantizado!