Por qué se enamoran los niños

Cathy Calderón · 4 octubre, 2016

¿Está enamorado de la miss? ¿Ya se quiere casar a los 4 años? ¿Prefiere más a su papá que a ti?

Seguramente muchas veces, como papás, se preguntarán ¿por qué se enamoran los hijos?

La explicación es sencilla, ya que durante los primeros años los niños van conociendo sus primeras emociones. En esta etapa es cuando aprenden a organizar las experiencias ligadas a los sentimientos y es aquí cuando comienzan a registrar una forma de reaccionar al amor y a la cercanía física.

Te interesa: Beneficios de hacer sonreír a tu hijo

Un bebé puede sentir estrés o calma, comodidad o incomodidad y no puede entenderlo como tal, únicamente lo siente y lo ubica como algo que le gusta o le disgusta. Los papás son los intérpretes, es decir, los que comienzan a organizar las experiencias que el niño vivirá. De esta manera ayudarán a que determine por sí mismo a quién acercarse y de quién alejarse según le agrade o le moleste una persona.

Cuando te diga que “está enamorado” seguro te preguntarás ¿por qué se enamoran? y sucederá cuando entre al kínder alrededor de los 3 o 4 años porque su vida social irá mejorando. En esta etapa tiene una relación de un gran amor con su mamá o papá y es un apego que refleja una necesidad de seguridad, confianza y validación.

Será entonces cuando puede poner atención y dirigir sus afectos hacia otras personas. Normalmente escucharán frases como “ya tengo novia”, “me voy a casar con Natalia” o “mi Miss es la más bonita”.

Te interesa: 10 cosas que hacer juntos antes de que crezca

Si dijo que “se enamoró” ¡no se asusten! Como papás deben sentir orgullo de que le han dado el cariño suficiente para que su hijo tenga la confianza de buscar otras figuras de amor. Sus funciones para enamorarse en la primera infancia están listas y eso se debe mucho a que vive en un entorno armonioso y amoroso.

Evidentemente hay niños con una mayor sensibilidad y expresión de sus emociones, a quienes se les facilitará “enamorarse” de alguien más y hay del tipo introvertido que no lo expresará. Igualmente hay quien ni siquiera muestre interés por el sexo contrario y esto no necesariamente implica que no se hizo lo correcto, sino que simplemente es falta de interés o no es tan sensible.

Este tipo de cariño está lleno de ternura, juego, alegría y atracción por alguien que le parece estéticamente agradable a la vista y que incluye las reacciones naturales del cuerpo sensible de un niño. Cuando se encuentran dos niños que se gustan o que quieren “ser novios/esposos”, hay un rol que se está jugando y que viene del aprendizaje social que han tenido de la familia y de su entorno, usualmente saludable. Por eso es muy importante cuidar las respuestas que le des, aquí unos ejemplos:

Él te dice… Tú responde…
“Mi novia se llama Sofi…” “¿Esa niña debe ser muy especial y muy linda verdad? Cuéntame a qué juegas con ella”
“Estoy enamorado de la miss” “Ella debe tratarte con mucho cariño y veo que te quiere mucho ¿verdad?”
“Mi maestra es la más bonita de todas” “¡Wow! Qué maravilla que además de tener una miss que te cuide, esté bonita”
“Mami: ¿me puedo casar con Miss Claudia?  “No te puedes casar por que ella es un adulto, pero sí le puedes hacer un dibujo y decirle cuánto la quieres, ¿te gustaría que te preste colores?”

Cuando hables con él debes hacerle saber que está bien que exprese lo que siente y que aceptes sus sentimientos tal y como son.  Como en el caso del niño que aprende que no se puede casar con su maestra, pero sí le puede hacer un dibujo, regalar una flor, pedir un abrazo, darle un beso en la mejilla y quererla mucho.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (8 votes, average: 3,25 out of 5)
Loading...