Hijos tiranos o débiles dependientes

Martha Alicia Chávez · 26 junio, 2020

Sabemos que quieres criar hijos independientes y fuertes emocionalmente, pero hasta qué punto estás criando hijos tiranos...

¡Cómo me duele un hijo sobreprotegido! Porque no sólo hace sufrir, sino que también sufre y mucho. Hay de todas edades y carga con una gran culpa y autodesprecio.  Te decimos en qué debes poner atención para no criar hijos tiranos, pero tampoco aquellos que estén dependiendo de ti para estar bien.

Identifica si estás criando hijos tiranos

Los papás aman a su hijo pero, en su afán de verlo feliz y no sufrir más crisis de autoridad, le conceden todo lo que quiere, sin saber que con esta actitud lo convertirán en tirano (controlador y manipulador) o en débil dependiente (inseguro e incapaz), ambos igual de conflictivos porque nunca le dicen “no”, no le ponen límites, le facilitan y solucionan todo, no lo dejan vivir las consecuencias de sus actos y hasta le permiten que los insulten y maltraten.

Es necesario que tomen conciencia de los diversos factores y situaciones que hacen difícil que se pongan límites; decirles “no” y manejar una autoridad y disciplina sana y amorosa. Yo confío en que cuando un papá comprende la trascendencia tan destructiva de sobreprotegerlo, entonces despertará sus recursos internos que le permitan retomar la autoridad que cedió sin darse cuenta.

Conoce: El secreto de por qué los niños japoneses no hacen berrinches

Una familia es un grupo de individuos de una misma clase y especie, como tal, requiere de una jerarquía que le dé balance y orden para que exista de manera equilibrada y armoniosa sin hijos tiranos. Las estructuras jerárquicas son necesarias para la supervivencia en todos los niveles, y en el caso de la familia, implican un orden descendente de acuerdo a criterios de autoridad y poder. Esto significa que los papás deben ocupar el primer lugar en ese orden por el simple hecho de que son los mayores, los procreadores y este es el orden natural de la vida.

Cuando en una familia la autoridad y el poder recaen donde no deben estar, es decir en un hijo, el sistema se desequilibra, la dinámica de relación entre los miembros se trastorna, y con ello vienen los conflictos: desarmonía, caos y sufrimiento para todos. 

Además, parte de criar hijos tiranos es darles tanto poder en la familia, que los hace sentir alterados, ansiosos y angustiados al ser demasiado pesado cargar sobre su espalda semejante peso (autoridad y poder), que está diseñado para que sea cargado por los papás, no por él.

Un factor que hace difícil ejercer autoridad, es tener un concepto erróneo de ella ya que en ocasiones se cree que es algo malo, abusivo e indeseable o hasta pasado de moda. ¡No lo es! Es un factor indispensable para el sano funcionamiento de la familia y da confianza y seguridad a tu hijo. La autoridad deberá transformarse a medida que crece, pero nunca desaparecer.

También: ¡Alerta! Llegaron los berrinches

Otro factor que afecta al momento de poner límites, darle de más, permitirles que te grite y te maltrate es la culpa:

  • Por pasar poco tiempo con él
  • Sentir rechazo o agobio por cuidarlos
  • Creer que eres mala madre

La culpa es mala consejera, ya que como se siente muy feo, inconscientemente buscarás formas para compensarla y caerás en el error de permitirle hacer lo que él desea. Si le tienes miedo a tu hijo, te convertirás en su títere y esto lo afectará de manera dramática.

Un niño que es víctima de padres culpígenos se convertirá en débil, dependiente y tirano, perfil perfecto del hijo sobreprotegido. Él no necesita una madre o un padre llenos de culpa y por consiguiente manipulables y débiles.

3 reglas de oro para no criar hijos tiranos

Para criar a un niño honesto, responsable y feliz:

  1. Permítele vivir las consecuencias de sus actos y sus decisiones. Es la mejor forma para que madure y se vuelva responsable
  2. Deja que tu hijo haga todo lo que pueda realizar por sí mismo
  3. Ten presente siempre que hay cosas que tu hijo desea y que puedes conceder, otras que son negociables y cosas en las que de plano debes aprender a decir “no”

Los padres que son capaces de tomar el lugar que les corresponde en su familia y ejercen su autoridad con amor, pero también con firmeza, están ofreciendo a su hijo la mejor la mejor herencia que trascenderá para el resto de su vida y la de sus descendientes.