Gran parte del trabajo de cuidado que haces como mamá es mantener a tus hijos protegidos de todo lo que pueda poner en riesgo su salud y bienestar, como los virus, bacterias y demás agentes patógenos que conviven en tu hogar.

Cuando piensas en limpiar tu casa, seguramente lo primero que viene a tu mente es librarte del polvo doméstico, que puede estar compuesto por piel muerta, ácaros y su excremento (¡iugh!), pelo de mascotas, arena y demás residuos. Sin embargo, los utensilios, juguetes o superficies pueden tener también virus, hongos, bacterias, gérmenes y parásitos. Para mantener a tu familia protegida, te contamos las 3 principales diferencias entre limpiar y desinfectar tu hogar.

El proceso

La limpieza común consiste en remover residuos y partículas orgánicas, de grasa, polvo y suciedad en general, mientras que la desinfección implica matar o eliminar microorganismos, entre los que se encuentran virus o bacterias dañinas para las personas, incluso para las mascotas.

Los productos

Para la limpieza existe una gran variedad de detergentes para cualquier rincón de tu casa dependiendo de las necesidades de cada espacio. Para la desinfección se requieren productos que eliminen microorganismos dañinos y que a la vez sean amigables con tu salud y la de tu familia.

El resultado

Una buena limpieza elimina toda la suciedad visible incluyendo el polvo doméstico y los malos olores, pero la desinfección acaba con virus, hongos, bacterias, gérmenes y parásitos que están en todos los lugares u objetos con los que tus hijos y toda la familia tienen contacto, desde juguetes y aparatos electrónicos hasta la mesa de la cocina y los sillones.

Complementa la limpieza de tu hogar desinfectando espacios y utensilios, para que tus hijos estén protegidos contra enfermedades. Aggi es un desinfectante a base de plata coloidal, libre de alcohol, que mata el 99.99% de virus, bacterias, gérmenes, hongos y parásitos. Su fórmula es confiable y segura para toda la familia, tanto que podrás desinfectar las manos de tu bebé.