Si has notado que tu hijo presenta malestares después de haber comido es probable que padezca indigestión o malestar en el estómago, esto suele surgir cuando han comido mucho, demasiado rápido o que comen alimentos que no les caen bien.

Este malestar es bastante común en niños entre 1 y 3 años y adultos mayores, de hecho, el Instituto Nacional de Pediatría reveló que el estreñimiento funcional está presente hasta en el 29.6% de la población general y además, representa una de las principales causas de consulta en la práctica del pediatra y el gastroenterólogo en México.

Ahora bien, si crees que tu hijo pertenece a este porcentaje, es importante estar alerta de los siguientes síntomas para determinar si tiene este malestar y acudir al pediatra:

  • Dolor estomacal
  • Pesadez e hinchazón en el estómago (sobre todo en la parte superior)
  • Regurgitación de la comida
  • Mayor frecuencia de eructos y flatulencias
  • Hipo reiterado
  • Palidez
  • Sudoración
  • Pérdida de apetito (se niega a comer)
  • Diarrea o heces muy duras (generalmente de color negro y pegajosas)
  • Náuseas y/o vómitos

Debido a que una de las principales causas de este malestar, suelen ser los alimentos, en especial si en su dieta está incluida la fórmula, te sugerimos estar atenta a sus heces, por ejemplo, si presentan estas características:

  • Son duras
  • Son secas
  • Son difíciles eliminar
  • Son en forma de bola
  • Provocan dolor, llanto y malestar en general

Si la popó de tu hijo entre 1 a 3 años, presentan estas condiciones, es necesario acudir al pediatra y revisar opciones en su dieta; por ejemplo, aunque lo ideal siempre es ofrecer lactancia materna, si le estás dando fórmula, pregunta por una opción que contenga Milk Lipid Complex, un lípido de la grasa láctea que mejora la digestión y que sólo puedes encontrar en Friso Gold Comfort Next que, además, tiene probióticos y una mezcla única de fibras prebióticas.

Si buscas mejorar la digestión de tu hijo, entra a hazdel2tunumero1.com y conoce las opciones que hay para lograrlo, no olvides que una buena digestión es clave para el crecimiento y desarrollo de los niños debido a que asegura que se absorban los nutrientes necesarios para crecer y estar sanos.