Se trata de la invasión de un organismo dentro de tu cuerpo. Las infecciones pueden darse principalmente por bacterias, virus y hongos. Algunas pueden ser prevenibles y por lo general, una vez que le dan a tu hijo, necesitan de cuidados especiales:

Tipos de infección en niños

  • Estomacal

Aunque hagas hasta lo imposible por cuidar lo que come tu hijo, algunas veces puede ingerir un alimento que no le cae bien, estaba en mal estado o que su cuerpo simplemente no puede tolerar tan bien. La reacción del cuerpo es vómito y diarrea para tratar de expulsar al agente invasivo y lo más importante es que lo mantengas hidratado. Fíjate que la comida que le das esté limpia y en caso de que coman en la calle, que el lugar demuestre seguir con las normas de higiene básicas.

  • Dolor de garganta

Si tu hijo pasó de un simple moco a irritación en la garganta, fiebre y dolor de oído, ¡ya tiene infección! Llévalo cuanto antes al pediatra para saber cómo tratar este tipo de infección.
Aunque a veces es imposible protegerlo, trata de que esté bien cubierto, no lo expongas a cambios drásticos de temperatura e incluye alimentos ricos en vitamina C para fortalecer sus defensas.

  • Urinaria

Es más común de lo que crees y se produce cuando se acumulan bacterias en las vías urinarias. Los síntomas más comunes son dolor o ardor al ir al baño, la necesidad de orinar con frecuencia, mojar la cama, dolor abdominal o dolor en el costado y la espalda. Llévalo lo antes posible al doctor y para evitarlo, asegúrate de que tu hijo tome la cantidad de agua necesaria.

  • Cutánea

La piel de los niños es más delicada que la de los adultos. Ante una abrasión, raspadura, úlcera cutánea o quemadura, necesitas algo que ayude a calmar los síntomas y que de paso prevenga una infección contra la mayoría de las bacterias que pueden afectar la piel del bebé.

Una opción es Furacin, una pomada que ayuda a tratar y combatir las bacterias, previene las infecciones cutáneas y ayuda a que la piel de tu bebé se recupere más rápido. Si la herida no mejora o es muy profunda, consulta con tu médico.