La congestión nasal es un síntoma bastante común durante la infancia al grado que a veces parece que nuestros niños son verdaderas fábricas de mocos. Sin embargo, al ser un síntoma tan común, muchas veces no estamos seguros cómo reaccionar ante la congestión. Para que la congestión nasal de tu hijo no te agarre desprevenido, te presentamos algunas de las causas más comunes:

  • Le están creciendo los dientes

El periodo de dentición comienza entre los 4 y 7 meses y es todo un tema, pues los bebés se ponen irritables, tienen problemas para dormir y buscan morder todo. Otro síntoma común es la congestión nasal, producto de la irritación de las encías. No olvides mantenerte atento a la temperatura de tu bebé o a la presencia de otros síntomas para descartar que se trate de otra cosa.

  • Está resfriado

Lo primero que pensamos al ver congestión nasal en un bebé es que se trata de un resfriado. Es normal, los niños no tienen un sistema inmunológico tan desarrollado todavía y son más propensos a esta clase de enfermedades.

Un indicador bastante seguro de que se trata de un resfriado es la fiebre. Aunque la dentición también incrementa la temperatura de tu bebé, lo hace de una forma casi imperceptible, mientras que un resfriado podría ocasionarle fiebre.

Si resulta ser un resfriado, recuerda que no debes tratarlo con el medicamento que tú usas, pues sus ingredientes pueden ser muy agresivos para un bebé. Consulta a tu médico sobre cuál es la opción indicada para tu pequeño.

  • Tiene alergia

Uno de los síntomas más comunes de la alergia en niños es la congestión nasal. Usualmente viene acompañada de comezón, ojos irritados y estornudos. Si se deja sin atender, los síntomas pueden empeorar y causar que tu bebé se ponga irritable. Pueden ser causadas por animales, perfumes, árboles, plantas o humo de automóviles.

¿Cuál es el tratamiento?

Sin importar cuál sea el origen de la congestión nasal, una solución hipertónica de agua de mar te ofrece grandes beneficios para la limpieza, humectación y descongestión de la nariz de tu bebé. Actualmente en el mercado se puede encontrar un producto cuya presentación fue especialmente pensada para la fácil y adecuada aplicación de agua de mar en las naricitas. Para más información visita Sinomarin