Se acerca el otoño y con esto empieza a bajar la temperatura. Para que tus hijos no pasen frío, siempre ten a la mano un chaleco. Mantienen la parte de su pecho caliente, pero sin quitarles movimiento, es una prenda súper versátil que nunca puede faltarte.  

  • Si no eres de combinar muchos colores, puedes probar con unos jeans y una blusa azul marino con detalles. Un chaleco rosa es el acento ideal para levantar el outfit. Para los zapatos, unas ballerinas harán que se vea como una verdadera princesa. 

  • Otra forma de combinar el chaleco es con una blusa que tenga un color parecido pero en un tono más bajo, así no te complicas pensando qué color va mejor con qué. La cereza del pastel son unas ballerinas rosas con diamantina. 

  • Los pantalones beige combinan con lo que le pongas, para ejemplo esta blusa de rayas con y un chaleco rosa brillante. Si tu hija no se queda quieta nunca, en vez de unas ballerinas prueba con unos tenis. ¡Eso sí, tienen que ser rosas! 

  • Para que esté cómodo y pueda correr de un lado al otro, los pantalones con jareta son la prenda ideal. Con un chaleco de color llamativo complementarás el look para que se vea más moderno. Los dinosaurios son un básico, a todos los niños les encantan. 

  • ¿No se te ocurre con qué más usar el chaleco? Casi con cualquier ropa funciona, checa que bien se ve cuando lo pones con unos pantalones de color y una sudadera estampada. No olvides ponerle una playera abajo por si empieza a hacer calor. 

  • Si quieres que tu hijo esté listo para cualquier ocasión, unos jeans nunca fallan. Busca una playera con un estampado divertido, si hace frío que sea de manga larga. Para que se vea más formal ponle unas botas color camel y como toque final, un chaleco con un color llamativo.