Con esta rutina tendrás más flexibilidad y te sentirás con más energía. Hazla a diario si no tienes ninguna restricción médica y estarás mejor preparada para la cita de tu vida: el nacimiento de tu bebé.