Cangurera: ¿sí o no?

Astrid Arciniega · 1 diciembre, 2014

Descubre si cargarlo en cangurera es tan bueno como crees.

Contrario a lo que muchas mamás creen, la cangurera no es aceptada dentro del porteo debido a que su estructura rígida y preformada no se ajusta a todos los bebés y genera incomodidad en su postura:

  • Vista hacia el frente. Los bebés no deben ir viendo de esta forma debido a la cantidad de estímulos que reciben. Estos generan que tu hijo haga un arco hacia atrás en su espalda, lo cual es muy incómodo porque comprime las terminales nerviosas de su cuerpo que aún están madurando. Tu bebé aún no está preparado para procesar todo lo que ve, siente, huele y escucha; al recibir estímulos externos de forma tan violenta se perturban sus sentidos y hacen que se exalte y por lo tanto llore. Cargarlo contra tu pecho es brindarle contención, la cual no se tiene cuando el bebé no percibe y siente a su mamá. Al estar mirando hacia afuera no puede observar, oler, o escuchar tu latido y se sentirá solo
  • Postura inadecuada. Físicamente, la postura de su cuerpo no es adecuada porque los ángulos de las piernas se hacen más angostos al estar de frente. Además, su área genital es delicada, por lo general está inflamada al nacer (labios de la vagina en las niñas y el escroto en los niños). Los genitales quedan comprimidos con la estructura rígida del canguro haciéndolo sentir incómodo mientras que la sangre se acumula en la parte baja del cuerpo ocasionando adormecimiento en sus extremidades o calambres. Al voltearlo para mirar hacia afuera, sus piernas quedan colgando y no hay un soporte entre ellas que le dé comodidad
  • Sensibilidad. La piel de tu bebé es fina y sensible, y cuando está de frente al exterior queda expuesta al aire, miradas e irritaciones. Sucede lo mismo con sus ojos y su nariz: sus vellos nasales aún no logran filtrar la cantidad de olores a los que se le expone cuando está de frente y sus ojos suelen irritarse si se encuentra entre las multitudes (centros comerciales, transporte público). Sus manos también quedan expuestas a que la gente las toque y puedan contaminarlo  de forma directa ocasionándole enfermedades

 

Ventajas de cargarlo en rebozo o de frente

 

Los bebés necesitan ir cargados siempre y por lo menos los primeros 6 meses de frente a su mamá. Si lo haces

  • Protegerás físicamente cada órgano de su cuerpo ya que tu regazo cubrirá sus órganos vitales; además lo calentarás y brindarás el cobijo necesario de protección y abrigo
  • Su cara también quedará cubierta en el regazo y podrás hacer contacto visual siempre que lo necesite para verificar posición, ver si se quedo dormido o simplemente por el gusto de verlo
  • Nadie tendrá acceso a sus manos ya que los primeros 3 o 4 meses los brazos quedan dentro del rebozo y será muy difícil que un extraño pueda tocarlo o tener acceso al bebé sin tu consentimiento

Es importante recordar que el porteo se puede realizar con rebozo de argollas, fular, mochila ergonómica, mei tai y pouch. Nunca en cangurera.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (8 votes, average: 4,25 out of 5)
Loading...