fbpx

7 verdades sobre el labio y paladar hendido que los papás deben saber

¿Sabías que el término “labio leporino” es incorrecto? Conoce más sobre este padecimiento.

paladar hendido

Crédito: STOCK

El Labio y/o Paladar Hendido (LPH) es una alteración congénita que afecta al menos a 1 de cada 700 niños que nacen cada día en México.

A pesar de la gran cantidad de niños con esta condición, aún hay mucha gente que no está familiarizada con el LPH y el grave impacto que puede tener en la vida de un niño.

A continuación, te presentamos siete verdades que toda persona debe conocer sobre padecimiento:

1. No es “labio leporino”

Aunque mucha gente lo llame así, el término “labio leporino” es incorrecto, ya que viene del latín ‘leporem’, que hace referencia a la hendidura natural que tienen las liebres y los conejos.

La manera correcta de llamarlo es “labio y paladar hendido” o “fisura labio palatina”.



Libro 90 respuestas claras para mamás novatas.

2. No se causa por un eclipse

La creencia popular de que el labio y paladar hendido es provocada porque, mientras la mamá estaba embarazada, hubo un eclipse, es totalmente falsa.

No hay evidencia científica alguna que relacione cualquier fenómeno astronómico con el desarrollo y funcionamiento del cuerpo humano.

Así es la situación del Labio Paladar Hendido en México

3. El LPH no es contagioso

Las causas del LPH son muy variadas, involucran predisposición genética, deficiencia de vitaminas del grupo B como ácido fólico, aunado a los factores ambientales que pueden afectar el desarrollo del niño, como el consumo de medicinas sin receta médica y la exposición al humo de tabaco, entre otras cosas.

Por tanto, el labio y el paladar hendido no es contagioso ni representa un riesgo para ninguna otra persona.

4. El labio y paladar hendido no solo afecta a niños de bajos recursos

Los bebés de cualquier raza, sexo o estrato socioeconómico pueden desarrollar LPH durante la gestación.

Lo que es cierto es que es más visible entre familias de bajos recursos, ya que muchas veces no tienen fácil acceso a servicios de salud, atención prenatal o nutrición adecuada.

5. El LPH tiene cura

La cirugía para reparar el LPH es simple y la transformación es inmediata. Una fisura labial usualmente se repara con una cirugía a los 3 o 6 meses de edad. Una fisura palatina se suele reparar entre los 7 y 18 meses de edad. Por lo general, es necesario complementar las cirugías con otros tratamientos como terapia del lenguaje, ortodoncia o una cirugía de nariz, etcétera.

6. No es solo un problema estético

El LPH es mucho más que un problema estético. También le causa problemas para comer, respirar y hablar al bebé. Esto provoca que los niños que lo padecen, suelan ser víctimas de acoso escolar, aislamiento social y baja autoestima, lo cual les impide participar de manera plena en sus comunidades.

7. Los niños con LPH no tienen ningún efecto cognitivo

El labio y paladar hendido no es una discapacidad cognitiva, aunque entre sus consecuencias estén las dificultades para hablar u oír.

Está comprobado que los pacientes con LPH son tan capaces, intelectual y físicamente, como cualquier otro niño sin esta condición.

Con un tratamiento completo y adecuado pueden alcanzar su máximo potencial y llevar una vida plena y productiva.

Si quieres conocer más acerca de este padecimiento, acércate a Smile Train, una organización infantil internacional enfocada únicamente en dar solución al labio y paladar hendido.

El modelo sustentable de Smile Train ofrece capacitación, financiamiento y recursos para empoderar a médicos locales en más de 85 países en desarrollo para que, a su vez, puedan ofrecer cirugías 100% gratuitas y tratamientos en sus propias comunidades.

Cómo corregir el labio y paladar hendido

Comparte esta nota

Más sobre este tema

Qué te pareció esta nota

0 / 5. 0

TAGS: