Si tienes mucha leche

Norma Ángeles · 3 octubre, 2016

Conoce algunos tips para que sepas qué hacer si produces en exceso.

Ser como una vaca lechera puede parecer un gran alivio, pero también provoca complicaciones y malestares que no debes ignorar. Cuando la producción de leche después del embarazo es mayor, existe el riesgo de que tus pechos se congestionen y padezcas una infección en la glándula mamaria, conocida como mastitis.

¿Qué es la mastitis? Causa una obstrucción en los conductos lácteos, que con el calor corporal desarrolla bacterias propias de la piel. Los analgésicos (para aliviar el dolor) y lactobacilos (que reestablecen la flora del pecho) te ayudarán a calmar las molestias.

Te interesa: De qué está hecha la leche materna

Los malestares los puedes aliviar amamantando a libre demanda (cada que el bebé lo pida), ya que esto ayudará a tu cuerpo a regular la producción de leche al saber qué cantidad exacta necesita.  También puedes darte baños de agua tibia y masajes, porque la incomodidad aparece debido a la presión, pero se puede disminuir sacando un poco de leche con masajes circulares de afuera hacia dentro.

Un dato importante es que muchas mujeres utilizan pastillas para cortar la leche para disminuir la prolactina (hormona encargada de producirla). Si ya decidiste dejar de amamantar, consulta a tu médico para poder tomarlas.

Te interesa: VIDEO-Tips para una lactancia exitosa

Otra solución cuando tienes mucha leche, es donarla. Sí, como lo lees, en 2015 la Secretaría de Salud abrió el primer banco de leche materna en el Hospital Dr. Belisario Domínguez. Ahí se hace recolección de leche homóloga (de madre para su hijo) y próximamente iniciará la segunda etapa con la leche heteróloga (en la que las mamás pueden donar leche para lactar a otros niños). Actualmente el INPer de la CDMX y el Hospital Dr, Enrique Cabrera hacen recolección de leche homóloga.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (13 votes, average: 3,23 out of 5)
Loading...