La verdadera razón de los terribles dos y cómo lidiar con ellos

Vidal Schmill · 17 noviembre, 2020

No se trata de un berrinche cualquiera, te explicamos por qué surgen los terribles dos, qué hacer y qué no hacer para que tu hijo tenga autocontrol.

A los dos años, el niño se encuentran en un momento de transición y de búsqueda de independencia por lo que la frustración es frecuente y por ser tan pequeño no sabe cómo manejarla, por lo que generalmente terminan haciendo un berrinche y los padres al no saber actuar, terminan cediendo, entrando en un círculo vicioso que hay cortar cuanto antes. Esta es la famosa etapa bautizada como «los terribles dos».

Tips para sobrevivir a los terribles dos

El verdadero problema es cuando te manipulan o cuando te desesperan tanto que incluso llegamos a maltratarlos física o verbalmente. Para eso traemos a Vidal Schmill, pedagogo experto en berrinches quien nos dirá cómo hacerle para que los terribles dos, no son tan terribles.

Primero debemos entender que un berrinche o pataleta es un disgusto o enfado que se manifiesta de modo claro y aparatoso. Esta conducta es común en un niño en edad de transición, entre 1 y 3 años, cuando el pequeño se frustra al querer hacer más de lo que puede y es limitado por su falta de maduración y capacidad motriz.

Por otro lado: El curso para sobrevivir a «los terribles dos»

¿Por qué surgen los berrinches?

-Aprende a caminar, entre los 10 y los 15 meses, y es cuando los padres tienen que protegerlo, “pastorearlo”. El niño empieza a buscar independencia, a alejarse de quien sentía era parte de él o ella misma, su madre.
– A los dos años, es cuando se desarrolla el lenguaje, el cual marca un cambio en su interrelación y estructura psicológica. A esta edad, se incrementará la búsqueda de autonomía en sus movimientos y exploración del mundo que le rodea.
– Existen estructuras de su cerebro que se activarán, los niños quieren hacer cada vez más cosas por sí mismos, pero al no poder, se frustran por lo que es frecuente que lo manifiesta con berrinches
“Cada conducta inaceptable de tu hijo, no es un problema,
es una oportunidad de educar”. Vidal Schmill

¿Cómo manejar los berrinches?

Sí, se pueden evitar. Si tu hijo ya empezó a tenerlos, la clave está en ser papás persistentes que muestren:

    • Firmeza y afecto, sin dar marcha atrás en las decisiones
    • El mensaje que se le da es «te queremos mucho, pero así no vas a lograr nada».
    • Si pide todo llorando, le decimos que así no, y le hacemos caso una vez que se tranquiliza.
    • El papá debe tener mantener la calma y no hacer berrinche, también.

Revisa: La razón de por qué los terribles dos no son tan terribles

¿Qué no hacer como papá?

1. No pierdas el control también. La violencia no se elimina con más violencia
2. Gritar
3. Intentar razonar con el niño, durante el berrinche
4. Pegar o maltratar
5. Remedarlo o burlarte
6. Aterrarte
7. Conceder lo que pidió, el motivo del berrinche. Si cedes, no te sorprendas por los berrinches futuros.