«Carola Mascarilla» el cuento para explicarle a los niños el uso obligatorio del cubrebocas

Redacción bbmundo · 24 junio, 2020

¿Tus hijos no toleran el cubrebocas? Te dejamos este material llamado "Carola Mascarilla" un minicuento que les explicará por qué deben usarlo.

Con la llegada de la pandemia por el Coronavirus, nuestra vida cambió. Muchos adultos aún no entendemos cómo pasó y seguimos rehusándonos a las transformaciones que esto trae, nos sentimos tan confundidos que es fácil imaginar ahora lo incómodo y sacado de onda que un crío se puede sentir.  Para eso te contamos de «Carola Mascarilla» el cuento para explicarle a los niños el uso obligatorio del cubrebocas.

«Carola Mascarilla» herramienta útil para niños

Los cambios no solamente se verán reflejados durante el semáforo rojo, sino que parece ser que por lo menos todo lo que resta del 2020, nuestra forma de protegernos será llevar un cubrebocas o una mascarilla. Para ayudarnos a que los críos comprendan por qué deben hacerlo y no lo vean como algo tedioso, Ángeles González-Sinde realizó este cuento corto con el que busca acercarse a los niños.

«Carola Mascarilla», busca explicar que el cubrebocas no es un disfraz, porque estos se quitan y se ponen; sin embargo, los cubrebocas no debemos quitarlos para salir y menos estarlo tocando. Son objetos delicados que dan calor y a veces pica, resultan incómodos y  muchos adultos lo toleran poco, pero ahora imagínate un niño.

Revisa: Videos en Youtube para que tu hijo aprenda a lavarse las manos

Este Confinacuento como lo ha denominado el periódico El País, narra la historia de Carola se enfrenta a una clase sin amigos, ni maestra, solamente una pizarra y los lápices y gises que le hablan.

En «Carola Mascarilla», la protagonista es paciente  y sabe que tiene que cuidar ciertos aspectos del uso del cubrebocas, lavarse las manos constantemente y esperar a que el virus pase, pero sabiendo que por un rato, cuando todos regresen al colegio, tendrán que hacerlo con ese raro objeto que se ha convertido en parte fundamental de nuestra vida.

 

Artículo original: elpais.com