Muchas mamás tienen este dilema porque no saben a ciencia cierta cuál es la edad en la que un niño tiene responsabilidad financiera. Los expertos coinciden en que el momento perfecto es cuando cumpla ocho años ¿por qué? Sencillo: a esa edad ya muestra interés económico y posee la facultad intelectual para comprender el valor de las cosas.

Guíalo en simples pasos

- Regálale una alcancía

- Al entregarle su primer billete explícale que ese dinero es para que compre “cosas divertidas” y deja claro que él se hará cargo de sus gustos y antojos

- De vez en cuando involúcrate en sus finanzas, por ejemplo, si un juguete está fuera de su presupuesto, proponle darle la mitad

- Si tu hijo se queda en ceros antes de terminar la semana y te pide que le prestes no lo hagas, pues se acostumbrará a hacerlo siempre

- No le des adelantos o cedas ante la típica frase: “Dame sólo 50 pesos y si quieres no me des los siguientes dos domingos”

- Evita condicionar el “domingo” a las labores domésticas. Tu hijo debe hacer su cama o lavar los platos porque son sus deberes como parte de la familia, no para obtener ganancias