¿Por qué los hombres están comprando leche materna?

Redacción bbmundo · 28 marzo, 2019

La tendencia de que los hombres estén consumiendo leche materna está dando de qué hablar. Te contamos por qué lo hacen y cuáles son las consecuencias.

Es de conocimiento  público que el consumo de la leche materna en los críos es vital para su sano desarrollo; sin embargo, se ha corrido la noticia de que muchos hombres están comprando leche materna… ¿por?

Los hombres están comprando leche materna por vanidad

Al parecer algunos hombres han creen que si la consumen, también podrán gozar de los beneficios que este líquido ofrece a los bebés. Estos hombres, en su mayoría culturistas creen que al tomar esto que se ha llegado a considerar como un verdadero tesoro a nivel salud, les ayudará lograr ciertos objetivos físicos.

Todo inició con Rafaela Lamprou, una madre que empezó donando su leche a las mujeres que no podían producirla, hasta que muchos hombres empezaron a comprarle este producto. Vende una onza de leche materna por un euro (casi 22 pesos mexicanos) a hombres interesados en el culturismo que le confesaron, lo hacían para ganar masa muscular. 

Estos hombres no han considerado que la leche materna está compuesta por un 87% de agua, siete por ciento de lactosa, un 3.8 por ciento de grasa y un uno por ciento de proteína. Así que siendo realistas, el consumo de este producto no le otorgará la cantidad necesaria para aumentar la masa muscular.

Además: 6 Alimentos que SÍ producen leche materna

Aunque no existen estudios que comprueben o desmientan los efectos de la leche materna, lo que es una realidad es que este líquido tiene efectos asombrosos en la salud de los bebés, no en la de los adultos, a quienes se les recomienda buscar alimentos que existen específicamente para el aumento de la masa corporal.

Para concluir, uno de los puntos importantes que hay que resaltar, es que los hombres que la consuman, no saben exactamente de dónde proviene y la calidad del producto, en especial cuando la leche materna no puede estar más de dos horas fuera del refrigerador.

Artículo original: bpm.twentytwowords.com