Recientemente se dio a conocer un desabasto de vacunas en los centros de salud, con disminución hasta del 70% del esquema de vacunación para bebés y niños. Las principales vacunas faltantes son la Bacillus de Camette y Guérin (BCG), la vacuna contra la tuberculosis y la Triple Viral, que funciona contra el sarampión, la parotiditis o paperas y la rubéola.

Yessica Marbet, mamá de un pequeño de un año, lleva más desde finales de julio buscando la vacuna triple viral. Ha recorrido clínicas del IMSS y centros de la Secretaría de Salud, y en todas le dicen lo mismo: no hay y no se sabe cuando llegará. Recorrió la Clínica 28 del IMSS, el Centro de Salud T-III Portales, otro en la colonia Condesa y el Centro de Salud T-III Dr. Manuel Domínguez y en ninguna encontró solución.

El desabasto de vacunas es a nivel nacional, aunque el Valle de México es de las zonas más afectadas: ante esto el IMSS respondió que se debe a una demora en las entregas del proveedor.

Malaquías López, epidemiólogo de la UNAM alerta que la escasez de estas vacunas abre una ventana de riesgo para los niños porque la tuberculosis no está erradicada, “por eso debería ser prioritario tener el abasto necesario de esta vacuna (BCG) y la triple viral puesto que hubo un rebrote de sarampión en México hace dos años”, advierte.

La opción que se les está dando a los padres, en el caso de la BCG (ojo, no en todas las unidades de salud) es anotarse en una lista. Ahí deben dejar su nombre y dos números de teléfono, para que en cuanto llegue la vacuna, les llamen y programen una cita para sus hijos. Ya hay listas con más de 60 nombres registrados hasta el momento.

El IMSS señala al proveedor

El Instituto Mexicano del Seguro Social y la Secretaría de Salud señalan como culpable de la demora de entrega al proveedor al no disponer de suficiente biológico con autorización de uso, presuntamente porque COFEPRIS no ha dado luz verde para que, las vacunas listas se apliquen en menores.

“Estamos muy por debajo del abasto necesario y esto nos debería de preocupar a todos. La Secretaría de Salud tiene que tomar acciones para elevar las coberturas y poner las vacunas cuando se debe; por ejemplo, la BCG se tiene que poner al nacer, porque la madre puede transmitirla al bebé. Si se pone después, ya hubo una ventana de tiempo en la que no se pudo prevenir el riesgo” alertan.

Se pretende que para finales del este mes de agosto, el desabasto sea solo un mal sabor de boca y se pueda vacunar a todos los bebés y niños del país que no tienen su esquema completo.

Vacunas que no están en la cartilla nacional de vacunación