Colágeno: para qué usarlo, cómo y cuándo tomarlo

Melissa Espinosa · 4 junio, 2019

Seguro has escuchado hablar de el colágeno, pero ¿sabes cómo tomarlo, cuándo debes consumirlo y en qué fijarte a la hora de comprarlo? Te lo explicamos...

colágeno

¿Sabías que a partir de los 25 años, la producción de colágeno disminuye en nuestro cuerpo? Esto representa la pérdida paulatina de resistencia y elasticidad de nuestros tejidos, por lo que el consumo del colágeno puede ser tu mejor opción. Te damos más razones para usarlo y cómo hacerlo adecuadamente.

El uso correcto del colágeno 

En entrevista con Silvia Strauss, experta en cosmiatría y nutrición, pionera en la introducción de la proteína en polvo a México, explicó que las mujeres antes de los 30 años generamos el 100% de colágeno; sin embargo, a partir de esa edad el cuerpo empieza a dejar de producirla en la misma cantidad. Siendo que a los 40 solamente producimos el  50% y a los 75 años el 35%. Por lo que a los 25 años es una buena edad para empezar a consumirlo como una medida de prevención.

¿Cuánto y cómo consumirlo?

La experta declaró que aunque ingerimos colágeno en la dieta diaria con el pollo, los pescados y las carnes, este tipo está formado por una partícula más grande que la que nuestro cuerpo puede digerir. De tal forma que, es recomendable “consumir este producto de origen bovino, ya que su partícula es la que  más se asemeja a la del humano”.

Te recomendamos:  Nutrientes que no deben faltarte en el embarazo

Por su parte, Silvia Strauss comenta que es importante no usar grenetina hidrolizada o simplemente caldos de huesos y otros alimentos que tienen colágeno pero también tienen otros factores que pueden ser dañinos para el ser humano.

En cuanto a las porciones, la experta que trabajó en Saint Joseph’s Hospital en Paterson, New Jersey, detalló que si bien no hay un horario específico para el consumo, sí recomienda que sea por la mañana, ya que non compite con otros alimentos. “La cantidad que debemos consumir son 10 g diarios, desde los 25 años. En el caso de mujeres que se ejercitan en exceso, deberán consultar con su médico si deberán doblar la dosis”.

Debemos tener claro que el colágeno no es un alimento, es un suplemento. Un suplemento compuesto de dos alimentos que no tiene un efecto terapéutico, solamente es un medio preventivo, como lo son las vitaminas y minerales. Por lo que se pueda tomar a largo plazo. Tengamos en cuenta que debe ser lo más puro posible, que no tenga aditivos ni colorantes o azúcares. Factores que se deben tener en cuenta a la hora de consumirlo.

¿Por qué consumir colágeno hidrolizado?

En recientes años el mercado enfocado a belleza y bienestar, ha estado creciendo potencialmente en productos de nutricosmética, ofreciendo un sinfín de combinaciones y de cócteles según las necesidades personales, por ejemplo, para disminuir la caída del cabello, mantener la firmeza de la piel o para mejorar la silueta, sin embargo, entre los más populares se encuentra el colágeno hidrolizado por los múltiples beneficios que esta proteína representa para el cuerpo.

“Cuando hablamos que el colágeno está hidrolizado, es porque la molécula está dividida en cachitos y se pueda digerir en un 90% por el intestino delgado”. S.Strauss

Cuando ya eres mamá

Si bien la mujer embarazada consume vitaminas que le ayudan a cuidar su salud. Durante el embarazo y al iniciar la lactancia, inicia el proceso de la descalcificación. Por lo que es importante el consumo de  colágeno, suplemento que no es calcio, pero es el conductor y el causante de que el calcio sea efectivo y se adhiera al hueso.

Además: ¿Cuándo regresa mi menstruación después del parto?

¿Qué colágeno consumir?

Sivlia Straus, nutrióloga clínica advierte que para consumirlo debemos fijarnos que tenga  sustancias como: ácido hialurónico y elementos de origen natural, antioxidantes como el Acai Berry, Té verde, vitaminas y Omegas 3 y 6.

Estos elementos potencializarán los efectos y prevendrán el desarrollo de enfermedades crónicas degenerativas como osteoporosis y artrosis, así como, retrasar las señales de envejecimiento, suavizar líneas de expresión y fortalecer el sistema inmunológico.

Mitos

  1. No se absorbe
  2. Que se desecha por la orina
  3. Que la grenetina es igual al colágeno
  4. Que el colágeno desmancha la piel
  5. Que afecta al feto