Trombofilia: ¿Por qué no siguió mi embarazo?

Lourdes Botello · 12 abril, 2019

Si has perdido al menos dos embarazos en el primer trimestre, hay una probabilidad de que tengas trombofilia y no lo sepas.

trombofilia

La confusión de no saber si hiciste algo mal y no entender por qué pasó son emociones naturales ante la pérdida de un bebé, y esta confusión puede aumentar cuando pierdes otro embarazo o más.  Para salir de dudas te contamos todo sobre la trombofilia y cómo puede ser la causante de que tu embarazo no se logre.

¿Sabías que puedes padecer trombofilia?

¿Troboqué?

Esta enfermedad es un grupo de desórdenes de la coagulación en el que se forman coágulos o trombos, y hay varios estudios médicos que sugieren una relación entre la trombofilia genética o hereditaria y la pérdida recurrente de embarazos. Para que entiendas: la hipercoagulación es el mecanismo fisiológico que hace que la placenta sea insuficiente y, por lo tanto, provoca la pérdida del embarazo.

También: ¿Qué tipos de aborto existen?

Aparentemente, la trombofilia hereditaria limita la función de la placenta pues causa una trombosis (la formación de un coágulo de sangre dentro de un vaso sanguíneo) en alguna arteria o vena que une a la mamá con el bebé. Existen proteínas que previenen la formación de coágulos, y en el caso de la trombofilia hereditaria la acción de éstas se inhibe, por lo que no es posible continuar con el embarazo.

¿Cómo se diagnostica?

Lo primero es hacer una historia clínica para saber si hay antecedentes de complicaciones que puedan ser causadas por trombofilia, como:
• Muerte fetal intrauterina.
• Si ha tenido algún coágulo anteriormente.
• Si en su familia hay una historia de derrames
cerebrales, trombos o hipercoagulación.
Después, el doctor solicitará que te hagas una prueba de sangre en un laboratorio especializado, para ver si tienes los marcadores genéticos que causan trombofilia. Los más importantes son Antitrombina II, Mutación de protrombina II, Actividad de proteína S y Factor V Leiden.

Por otro lado: Señales de aborto espontáneo

El tratamiento

No todas las mujeres que tienen esta condición hereditaria están destinadas a sufrir abortos espontáneos. La información es la clave, pues una vez que se tiene el diagnóstico tu médico y tú podrán decidir qué tratamiento te conviene más para así tener un embarazo seguro y un bebé en casa. El objetivo e mejorar el flujo de sangre hacia el folículo, mejorar la calidad del óvulo y asegurar lo más posible un embarazo sano. Entre los tratamientos que te pueden ofrecer están los que reducen la coagulación de la sangre, como tomar una dosis mínima de aspirina cada día o inyecciones de heparina, un anticoagulante que está naturalmente en todos los tejidos de nuestro cuerpo.

La trombofilia no es una de las primeras cosas que busca un médico cuando se pierde un embarazo, en general se hacen los estudios cuando:

• Hay una historia familiar de coágulos de sangre o desórdenes sanguíneos.
• Se han perdido dos o más embarazos antes de la décima semana de gestación.
• Se tiene un antecedente de Síndrome de Ovario Poliquístico.
• Se tuvo un parto prematuro (menos de 34 semanas de gestación).
• Aparece preeclampsia severa o antes de las 20 semanas de embarazo.

Además: ¿Qué sucede cuando una pareja con problemas de fertilidad pierde a su hijo en un aborto espontáneo?

Ayuda y recursos

Si te interesa tener más información al respecto, puedes acercarte a estas fundaciones, encontrarás otras mamás que han pasado por lo mismo y con toda la mejor voluntad de ayudarte: Patricio con sentido patricioconsentido.org, Era en abril eraenabril.org y Still Standing Magazine stillstandingmag.com