¿Qué sucede cuando una pareja con problemas de fertilidad pierde a su hijo en un aborto espontáneo?

Nuria Ocaña · 1 octubre, 2014

Ante la dificultad para procrear y lograr un embarazo lo importante es mantenerse unidos como pareja.

Una pareja que ha tenido dificultad para procrear crea lazos muy especiales con el ser que está gestándose. Por ello, la pérdida significa mucho más y es difícil superarla. Esto se da en ambos casos, con un aborto espontáneo o cuando definitivamente existe infertilidad. Para aquellos que no llegaron a ser padres no ha muerto un ser en gestación sino su bebé.

Pero para los otros lo ocurrido fue simplemente un desafortunado caso de aborto. Es más, lo puede ser incluso para alguno de los miembros de la pareja. En este sentido, lo importante en esos momentos es mantenerse unidos, pues la presión a la que han estado sometidos al intentar continuamente la procreación, puede rebasarlos y poner en riesgo su matrimonio. Lo mismo se hace extensivo a los seres queridos que los rodean. Éstos, por su parte, podrían igualmente respetar y no criticar la manera como la pareja ha resuelto elaborar su duelo.

Si la pareja está de acuerdo con hablar del “bebé”, llamarlo por su nombre y ¿por qué no?, realizar otros ritos como un funeral íntimo, no tiene por qué no hacerlo. Sin embargo, si algún miembro de la pareja no está de acuerdo con el funeral, debe ser tolerante y respetuoso con la decisión de su pareja.

Por otro lado, conversar con personas que han pasado por la misma situación puede resultar sumamente conveniente.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (0 votos)
Loading...