El duelo intermitente de mamá es aquel que va y viene. Es sentir tristeza, ansiedad, depresión e incluso enojo cuando se tiene y mantiene a un crío con cierta discapacidad congénita o como resultado de un accidente, que le impide valerse por sí mismo.

Este tipo de duelo es común en los padres y otros cuidadores que, por más esfuerzos, cuidados y atenciones que den, no lograrán que el hijo recupere al 100% su salud.

Entonces, son esos momentos cuando se vive un golpe en la realidad: mi hijo está vivo pero no logrará nunca independizarse y valerse por sí mismo.

Te podría interesar: Estimulación temprana para un bebé con Síndrome de Down

Duelo intermitente ¿es común?

Si bien el duelo es una respuesta esperada y normal ante la pérdida de un ser querido, el duelo intermitente de mamá es distinto y se vive individual y en pareja.

Los padres de niños con ciertas discapacidades, lo viven constantemente porque, al paso de los años, observan que ellos envejecen y no podrán seguir cuidando a sus hijos como lo añoran.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica 2022, un total de 680 mil 289 niñas, niños y adolescentes de 5 a 17 años presentan alguna discapacidad.

Te podría interesar: Mi hijo tiene discapacidad, ¿qué hago?

No obstante, cerca de 7 millones 877 mil 805 millones de mexicanos declararon “tener mucha dificultad o no poder realizar alguna de las siguientes actividades consideradas como básicas: caminar, subir o bajar usando sus piernas, ver mover o usar sus brazos o manos, recordar o concentrarse, escuchar, bañarse, vestirse o comer, hablar o comunicarse y realizar actividades diarias por problemas emocionales o mentales”, precisan datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía que tiene los siguientes porcentajes:

  • Aprender, recordar o concentrarse 40.1%
  • Ver (aunque tenga lentes) 32.6%
  • Hablar o comunicarse 30.2%
  • Temas emocionales o mentales 22.8%
  • Subir o bajar usando sus piernas 21.2%
  • Bañarse, vestirse o comer por sí mismo 16.0%
  • Escuchar (aunque use aparato auditivo) 11.3%
  • Mover o usar las manos o brazos 10.9%

¿Cómo se caracteriza el duelo intermitente?

Los padres que viven con duelo intermitente están dentro en una tensión emocional constante que tiene como características:

* Miedo por el futuro.
* Inseguridades con respecto a su capacidad de crianza.
* Cansancio crónico.
* Cargo de conciencia por el bienestar de los hermanos y otros integrantes de la familia, por no darles la atención suficiente.
* Estrés financiero.
* Culpa por tener un hijo con discapacidad.
* Divorcio o abandono de su pareja u otros familiares.
* Pérdida del trabajo o reducción de sus ingresos, entre otros.

¿Cómo sobrellevar el duelo intermitente?

Si bien cada familia tiene condiciones y situaciones diferentes, la Organización Mundial de la Salud, en su documento: “Duelo. Manual de Capacitación para el Acompañamiento y Abordaje”, 2021 recomienda que se tenga claridad en que:

«así como cada persona es diferente, así mismo serán las vivencias ante el duelo intermitente, puesto que cada familia vivirá la pérdida de los aspectos (físicos y emocionales) de cada uno de sus integrantes»

A fin de sobrellevar el duelo intermitente de mamá, se recomienda:

1. Tener la certeza de lo que se espera en materia de salud de tu crío. Pregunta a al médico cómo será la evolución de la condición o discapacidad de tu hijo o hija, con ello no crearás falsas expectativas.

2. Crea un círculo de apoyo con amigos, familiares e incluso cuidados profesionales (enfermeras o guarderías especializadas).

3. Favorece el autocuidado de los demás integrantes de la familia. No quieras hacer todo a todos. También cuídate tú misma.

4. Busca dormir, comer e hidratante adecuadamente todos los días.

5. Gestiona las emociones y el dolor. Entiende y acepta tus sentimientos, todo lo que piensas y sientes es correcto. No tengas miedo ni culpa por tu sentir.

6. Expresa tus emociones en un grupo de ayuda, una terapeuta o psicóloga.

7. Acepta la pérdida, con ello podrás seguir avanzando y buscando alternativas para salir adelante.

8. Evita lo que contamine tu mente. Aléjate de personas que te juzguen, critiquen o señalen. Por el contrario, acércate a quienes te brinden momentos de paz

Juguetes para niños con capacidades diferentes