Como madre ¿cuándo y cuánto es suficiente darle a los niños?

Vidal Schmill · 6 mayo, 2020

Como mamá no te has preguntado cuándo y cuánto es suficiente darle a los niños. El pedagogo Vidal Schmill te dice cuándo estás sobreprotegiéndolo.

Como mamá siempre queremos darle de todo a nuestros hijos, pero ¿cuándo es suficiente? Vidal Schmill te dice si estás llegando a la sobreprotección.

**Escucha en el reproductor

1. Madres rebasadas y exhaustas. En la actualidad, muchas madres de familia están drenadas,
sufren de burnout o agotamiento emocional.

Es verdad que la saturación de responsabilidades y actividades pueden producir esto, sin embargo, parte del problema es que se atribuyen cargas que no les corresponden.

2. La “súper mamá” es un mito mercadológico que se cree como verdad. Muchas cosas que haces que son actividades en tu hogar que podrían y en muchos casos deberían realizar tanto tus hijos como tu pareja.

“Cuando los padres hacen de más, los hijos hacen de menos.”
Mark Henningsen
Consejero familiar, en adicciones y depresión adolescente.

3. La hiperparentalidad, se basa en miedos y ansiedad
Las ansiedades y miedos son los peores consejeros que puedes tener para educar a tus hijos y conducen a comportamientos francamente absurdos y dañinos para toda tu familia, cuando justamente lo que intentas lograr es lo contrario: su bienestar y felicidad.

4. Amor que nutre vs. Amor que intoxica.
Cuida – Descuida (negligencia)
Responde – Sobreprotege
Respeta – Invade
Conoce – Cree que conoce (suposiciones que se dan por hecho)

“El proverbio advierte que no debes morder la mano que te alimenta, pero tal vez deberías morder la mano que te impide aprender a alimentarte tú mismo.”
Thomas Szasz
Profesor emérito de Psiquiatría en la Universidad de Siracusa, New York

5. La sobreprotección es resultado de educar DESDE nuestra Huella de Abandono. Tememos ser abandonados de nuevo por nuestros hijos y no establecemos límites ni les damos responsabilidades.

6. La sobreprotección significa: darles demasiado de lo que aparentemente es bueno, demasiado pronto y por demasiado tiempo. También significa darles cosas o experiencias que no son apropiadas para su edad.
7. Es una forma de maltrato contra tus hijos y contra ti misma(o). Contra los hijos pues
obstaculiza el desarrollo y el desempeño de tareas y lecciones de vida que debe aprender.

Contra ti misma, pues te impide tener espacios de desarrollo personal por saturación de actividades y por ansiedad.

8. Siete riesgos de la sobreprotección:

  • Problemas para retrasar la gratificación. Intolerancia a la frustración.
  • Problemas para dejar de intentar ser el centro de atención.
  • Inutilidad aprendida
  • Incapacidad para tomar responsabilidades.
  • Sentido irreal de identidad y de valía personal.
  • Falta de moderación o templanza. Al no tener freno externo, carecerá en el futuro de freno
    interno.
  • Desubicación del mundo real y sus problemáticas.

9. Hay 3 caras de la sobreprotección.

– Dar demasiado (dinero, tiempo, atención, cuidados) Dar tanto que no se aprecia ni disfruta lo
que se tiene.
– Criar en exceso (Hacer cosas por los hijos que ellos ya deberían hacer por sí mismos,
Permitirles pensar sólo en sí mismos, sin considerar a los demás, no hacerlos conscientes del
impacto de sus decisiones sobre quienes los rodean)
– Estructura débil o nula (No establecer límites o no hacer que se cumplan. Falta de orden,
horarios, de actividades domésticas, ni de autocuidado e higiene)

10.

No te toca Mejor
Ser su asistente personal Haz que ellos carguen y cuiden sus cosas
Arreglar su habitación por ellos Supervisa que la arreglen ellos mismos
Tirarle cosas que son de ellos Permite que ellos decidan qué tiran y qué no
Arreglarle la vida (conseguirle la tarea, que lo acepten en el equipo de fut, que la inviten a la fiesta) Platica para que ellos propongan y encuentren soluciones a sus problemas, dificultades y conflictos
Vestirlo para ir a la escuela a partir de los 4 años de edad. Enséñale gradualmente y desde pequeña o pequeño a vestirse por sí misma o sí mismo
Organizar su mochila para el día siguiente Habitúalo a preparar sus materiales la noche previa
Hacerle la tarea por ninguna razón (“está cansado”, “le dejan mucha”, etcétera) Ayudarlo a organizarse para que la haga en el tiempo que le corresponde y si no la hace, permitir que él o ella lo arregle con su maestra(o)
Sentarte a hacer la tarea con ella o él a partir de 1º de primaria. Enséñale a trabajar por sí mismo, con tu supervisión en los años de preescolar
Hacerle la cama Enséñale a hacer su cama, aunque al principio la haga mal, hasta que sea un hábito
Meterte en las pláticas privadas entre amigas o amigos

* Excepción: cuando observas conductas de alto riesgo tales como consumo de drogas, pintas, trastornos alimentarios, etcétera.

Respeta su intimidad y escucha sin regañar cuando te cuente algo

 

Criticar a sus amigas o amigos “Adopta” a sus amigos, invítalas a tu casa, tenlos cerca para evitar prejuicios por apariencia u otras razones. Conócelos realmente.
Criticar la música que le gusta Escúchala, conócela y si sigue sin gustarte, guárdate tus comentarios
Hablarle mal de su papá o mamá en casos de conflicto o divorcio No hablar ni bien ni mal de su mamá o papá en caso de conflicto o divorcio
Usar a los hijos como balas para herir a la ex -pareja Mantenlos lejos del conflicto y pásala bien con ellos mientras estén contigo.
Sobreproteger a tus hijos No les des todo lo que piden, ni lo que no piden
Usar a tus hijos de confidentes en aspectos personales No niegues que tienes algún problema, pero deja en claro que es algo que te toca a ti misma(o) resolver
Usar a tus hijos para obtener dinero o beneficios materiales de tu ex – pareja Negocia lo que por derecho y ley te corresponde con un buen abogado
Decirle cuánto te gastas en él o ella (no le cantes lo que te cuesta su escuela, su ropa, su comida, etcétera) Si sale el tema, dile que lo que te gastas en él o ella te corresponde hacerlo porque lo amas
Asociar sus defectos con los de su familia de origen (“saliste a tu tío”, “se te sube lo López”, etcétera) Incrementa tu tolerancia y paciencia. Guarda silencio y simplemente no permitas impertinencias o faltas de respeto.
Opinar sobre la decoración de la casa de tu hijo(a) adulto que ya vive por su cuenta o con su pareja Disfrutar cuando te inviten a su casa y guardarte tus opiniones sobre la decoración o su casa.
Pedirle a tu hijo adulto que se ponga el sweater porque hace frío Preguntarle ¿no tienes frío? Y dejar que decida qué hacer al respecto
Decidir lo que debe estudiar Dejar que elija lo que desea estudiar
Permitir que abandone los estudios Apoyar de todas las formas a tu alcance para que estudie hasta el límite de sus capacidades
Permitir que beba alcohol siendo menor de edad (ni en fiestas, ni en tu propio hogar) Informar y mostrar los daños que produce el alcohol en los adolescentes y no permitir su consumo

En casos aplicables, tratar tu problema con el consumo de alcohol

Propiciar o permitir que fume tabaco (no pidas que te prenda los cigarros, ni que fume en alguna ocasión especial) Informar y mostrar los daños que produce el alcohol a cualquier edad y no permitir su consumo.

Meterte y terminar un tratamiento especializado para dejar de fumar

Hablar mal de su esposo / esposa o pareja de larga duración Escucharla(o) y apoyarlo para que le vaya mejor en su vida amorosa
Mantenerlo(a) económicamente cuando es adulto

* Excepción: ante discapacidades extremas

Exigir que trabaje y aporte a la casa en caso de seguir viviendo con sus padres siendo adulto
Intentar unir a la familia a través de enfermedades o achaques Propicia la unión familiar a través de celebraciones y momentos agradables de convivencia familiar sin presiones

¿Qué hacer?

  • Restringe tu buena intención y dirígela para fomentar las necesidades de desarrollo de tus hijos.
  • Expande tu capacidad de cuidado por los demás, involúcrate en actividades de altruismo voluntario o consíguete una mascota.
  • Continúa ayudando a tus hijos y fomenta que ellos también colaboren y ayuden en la casa.
  • Obtén apoyo terapéutico para cambiar, si tu necesidad de ayudar es un hábito (o compulsión) de larga duración.

“No puedes proteger a los niños de la vida, porque si lo haces ellos no aprenderán a vivirla.”

Delphine Bowers

www.escuelaparapadres.com

Sección “Estamos juntos en esto” con Acceso gratuito donde hay videos con Información Clave para tu Familia durante la Cuarentena.

Videos que he grabado con diferentes especialistas que te ofrecen alternativas para atravesar la cuarentena de mejor manera:

David Szydlo (Salud Mental), Paloma Cobo (Bienestar), Miguel Ángel de León (Autoestima), Armando Novoa (Internet), Gaudencio Rodríguez (Violencia intrafamiliar), Evelina Valdés (Midnfulness), Vicenta Hernández Haddad (Sexualidad), Lamargueitor (mamá bloguer), María Gallo y Cristina Llaca (Educación emocional infantil), Vidal Schmill (Escuela en Casa)

Ficha Vidal Schmill