«Odio ser madre desde que salió la cabeza de mi hija, durante el parto. En ese momento, me pregunté si no había vuelta atrás, pero no pude», confesó Karla Tenório, actriz y escritora quien causó gran polémica y se volvió viral en redes sociales al crear el movimiento “Madre arrepentida”, movimiento donde se vale arrepentirse de ser mamá.

¿Te sientes identificada con el movimiento «Madre arrepentida»?

Karla, una brasileña de 38 años, cuenta que atravesó por un cuadro de psicosis posparto, aún más grave que la depresión, ya que su presión por ser una madre ejemplar la convirtió en una cuidadora excesiva de su hija, sin haber querido realmente asumir ese rol. Con el paso del tiempo, decidió dar a conocer que ha pasado por el arrepentimiento de ser mamá y que le sorprendió saber que no era la única que se sentía así.

Karla Tenorio no quería ser mamá, pero cedió ante los deseos de su pareja. Ahora, encabeza “Madre Arrepentida”, una iniciativa que busca “liberar la voz de las madres que no son felices”. Ante esto ha recibido mensajes de mujeres diciendo que sentían lo mismo. Y también recibió ataques en sus redes sociales, con mensajes condenando su discurso, como si el sentimiento de maternidad anulara la posibilidad de amar a su hija.

La escritora cuenta “llevé, por ejemplo, un cuaderno en el que anotaba cuántos minutos amamantaba a mi hija de cada pecho. Dejé de hacer muchas cosas, dejé de aceptar trabajos para ser una excelente madre, por la culpa. Los síntomas del arrepentimiento materno son la frustración, la sensación de que la vida se acaba”.

La autora de «Madre arrepentida» movimiento donde se vale arrepentirse de ser mamá, explicó que «tardó diez años en salir del armario, en asumirme como una madre arrepentida, porque parecía que era la única, pero no es así”.  Esto la llevó a recibir ataques que son fruto del tabú que rodea al tema. En lugar de la imagen de la madre que da el 100%, que no se queja y solo se siente completa al lado de su hijo, estas mujeres cuestionan la falta de tiempo, la acumulación de tareas de cuidado y las exigencias de la sociedad para que la mujer sea una «perfecta». mamá».

Por su parte, la socióloga, Orna Donath, explicó que esto se puede deber a «lo sagrada que es la maternidad en nuestra sociedad. En muchas sociedades y culturas se cree que ser madre es la esencia de la vida de una mujer».

Aseguró que «siempre se ha dicho que la maternidad nos cambia la vida para siempre. Y eso es cierto. Pero para muchas mujeres no la cambia para mejor». Además de que la romantización de la maternidad está asociada a sentimientos de enojo, culpa y tristeza en las madres que no han vivido su experiencia de ser madres bajo los cánones sociales.

En 2017, la escritora se reunió con un grupo de mujeres y descubrió que no era la única que odiaba la maternidad como concepto, a pesar de amar a su hija. Tras ello, creó una cuenta de Instagram llamada “Madre Arrepentina”, con la que busca representar a quienes viven con esta dificultad.

Actualmente, en sus cuentas de Instagram (@karlatenoriome y @maearrependida_es un ferviente vocera que acompaña a las madres que se sienten identificadas con este arrepentimiento. El objetivo, es levantar la voz y normalizar este tipo de sentimientos, ya que aún existe la estigmatización social donde incluso aquellas que lo aceptan, son tiradas de locas o egoístas.