Si perdiste el control… aún no eres la peor mamá

Cathy Calderón · 9 mayo, 2018

¿Te da miedo que una mala reacción pueda traumar a tu crío? Respira y da el siguiente paso.

si-perdiste-el-control-aun-no-eres-la-peor-mama

Después gritar y mandarlo llorando a su cuarto, te quedas con una sensación de culpa y vergüenza, pensando que nunca olvidará la escena y vivirá con ello toda su vida. ¡Tranquila! A pesar de que está asustado o cree que no lo quieres, puede arreglarse.

Es normal tener un impulso de enojo ante circunstancias que exceden tu control. Muchos padres lo “resuelven” alzando la voz o con un golpe y parecería que funciona. La cuestión es que el niño cambia su conducta a través del temor y no de la responsabilidad y la auto-regulación.

En cambio, cuando reconoces que tu reacción le provocó dolor o miedo, y aprendes a restablecer la relación, él entenderá el conflicto y juntos podrán encontrar una solución.

 

Checa: Tips para mantener la calma durante una crisis

 

Reconcíliate

  1. Separa lo que sucedió del sentimiento que te causó. Por ejemplo: llegaste a casa y viste que no había hecho la tarea; te sentiste molesta al pensar que los dos tendrían que dormir más tarde y despertarse cansados.
  2. Acércate; dile una frase como: “Mamá ya está tranquila y lista para hablar. ¿Te asustaron mis gritos? o ¿Te dolió la nalgada?”.
  3. Sabrás si está listo para platicar cuando pueda establecer contacto visual y acercarse a ti. Si todavía no lo hace, ayúdalo a calmarse. Crea empatía mediante el contacto físico (toma su mano o frota su espalda suavemente).
  4. Explícale con claridad qué fue lo que te molestó y la razón.
  5. Asegúrate de que logre entenderlo. Cuando se lo preguntes, él te deberá responder: “Porque si no esta hecha mi tarea me dormiré más tarde y estaré cansado en la mañana” y no “Porque te hice enojar” o “Porque soy irresponsable”
  6. Piensen juntos alternativas para evitar que la situación se repita. Quizá: terminar la tarea antes de comenzar a jugar.
  7. Al final vuelve a tener contacto físico: dale un abrazo o hazle algún cariño. Esto los reconectará.

 

Checa: Manual de supervivencia para mamás muy ocupadas

 

Si utilizas frases agresivas o le llamas la atención de manera física de una a tres veces por semana, puedes tener un problema de manejo de tus impulsos agresivos. Busca ayuda de un especialista que te enseñe técnicas de autorregulación y comunicación asertiva.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...