“Yo puedo sola mamá”

Dixie Montiel · 28 octubre, 2019

¿Crees que el tiempo pasa muy rápido? Prepárate para el shock que será escuchar la frase "yo puedo sola mamá", cuando empiece a no necesitarte.

yo puedo sola mamá

En opinión de: Dixi Montiel

¿Cuántas veces no hemos escuchado la frase “disfrútalos ahora que son pequeños, porque crecen muy rápido”? Convertirnos en padres es sin duda, lo más hermoso que nos puede pasar, nos llenamos de amor, de ilusión, nos esforzamos por ser la mejor versión de nosotros mismos para ser un ejemplo y guía para nuestros hijos. Es la experiencia más aleccionadora que un ser humano puede tener, porque aprendemos en el camino a desaprender muchas cosas que tenemos arraigadas que no nos permiten, como adultos, seguir creciendo.

Los primeros años como padres

Los primeros años de vida de nuestros hijos pueden ser abrumadores porque nos surgen muchas interrogantes sobre si estamos haciendo bien nuestro papel. Experimentamos los extremos porque morimos de amor por ellos, pero cuando estamos agotados o sobre pasados no sabemos ni dónde meterlos y es completamente normal.

Sí, es cansado; sí, tu vida cambia, sobre todo la social; sí, tienes nuevas prioridades; sí, descubres tu zona oscura, pero también tu gran capacidad de amar.

Cuando nuestros hijos son aún pequeños tenemos poco tiempo para nosotros y para nuestra pareja, sentimos que nuestro mundo gira alrededor de ellos y nos genera esa sensación de escape de energía por el cansancio acumulado desde el postparto. Cansancio, que se agudiza cuando estás en medio de un berrinche, negación para comer o cuando simplemente estás hablándole a la pared por que tus hijos no te hacen caso. En esos momentos deseamos que las cosas cambien o avancen más rápido, con la esperanza de poder tener un respiro o se nos haga más fácil el día a día.

Pero, qué pasa cuando un día vas a bañar a tu hija/hijo de casi cinco años y te dice: ¡Yo puedo sola mamá! El mundo se paraliza, absorta la observas, la ves tan pequeña pero tan segura de sí misma, que te das cuenta que en efecto, los hijos crecen muy rápido.

Esa frase que los padres con hijos mayores nos repiten cada vez que nos ven con nuestros pequeños tiene peso. A veces, la monotonía de las rutinas y el cansancio nos ciega y no nos permite disfrutar hasta el caos mismo. Pensamos que seguiremos así por muchos años y la realidad es que el tiempo no perdona. Ellos crecerán y nos necesitarán menos.

Nuestros hijos serán niños sólo una vez

Disfrutemos hoy el tenerlos en nuestros brazos, mañana estarán en los brazos de la vida. Gocemos hoy escuchar con su dulce voz sus interminables “Mamá, mamá, mamá” y “papá, papá, papá”; porque mañana esperaremos con ansia una llamada suya. Divirtámonos con ellos hoy que somos su mejor compañía, mañana estarán en otro lugar. Guardemos en nuestra memoria esas preguntas interminables cuando empiezan a descubrir el mundo llenos de curiosidad, mañana lo buscarán todo en internet.

Te puedo asegurar que el tiempo que sientes que se ha detenido a raíz de tu maternidad/paternidad es la mejor y más valiosa inversión de tu vida, porque día a día estás creando vínculos que permanecerán más allá del tiempo, vínculos que llenaran de amor el alma de tu o tus hijos y el resultado será un ser humano seguro, independiente y emocionalmente sano.

Seamos pues, compañeros de vida de nuestros hijos conscientes en el momento presente, gozando cada una de sus etapas porque serán niños una sola vez.