Como mamás, en especial las primerizas o los papás primerizos, tienden a entrar en pánico cuando se trata de la crianza de sus hijos. Muchas veces recurren a los abuelos, tíos o amigas para pedir informes sobre qué sí y qué no deberían hacer en ciertas circunstancias; y aunque está perfecto pedir ayuda, lo mejor es hacerlo a través de especialistas que te guiarán para encontrar una técnica que se ajuste a tu familia. Para orientarte, te explicamos 7 creencias sobre el desarrollo de tus hijos que debes olvidar.

¿Qué otras creencias sobre el desarrollo de tus hijos que debes olvidar?

1. Ayudarle a caminar

Ahora sabemos que el uso de andaderas no es necesario para desarrollar  sus habilidades motoras. De hecho el Método Pikler te invita a dejar que la evolución de los críos sea lo más natural posible. Ya que si los papás interferimos, el niño podrá saltarse algunas etapas como el gateo, fundamental para su desarrollo psicomotor, y además sostiene que realizar determinados movimientos cuando no están listos es perjudicial.

La pediatra húngara Emmi Pikler indica que el movimiento libre es positivo en el crecimiento y desarrollo psicomotriz de los niños. Forma parte de su aprendizaje, suma en aspectos de autoimagen, autopercepción, habilidades comunicativas, confianza y autoestima. ¿Estás de acuerdo en la primera de las creencias sobre el desarrollo de tus hijos que debes olvidar?

La técnica se basa en 3 pilares:

-Respeto y apego en los cuidados
-Importancia de la salud física y el juego
-Actividad autónoma y movimiento libre

2. Obligarlo a dejar el pañal

El control de esfínteres es uno de los momentos más importantes en la vida de un niño. “Lo primero que debemos hacer es evitar comparar un hijo con otro, aunque sean de la misma familia y de los mismos padres, ¡todos los niños son diferentes!”, explica Sara Edith Alonso González, psicóloga al frente de un CENDI y terapeuta infantil.

Lo ideal es comenzar, entre los 18 y 19 meses con:

1. Cantarles canciones especificas de pipí/popó.
2. Sentarlo en la bacinica o en la taza sanitaria con su ropita. Hay que familiarizarlos con el ambiente.
3. Les “presentamos”la bacinica, la cual siempre debe estar en el baño.
4. Les damos un paseo por el baño para que conozcan la taza sanitaria, que sepan de los ruidos del baño, del sonido al jalar la palanca.
5. Les mostramos los calzones de tela, que los toquen y los conozcan.

“Es un tanto agresivo que un niño de la noche a la mañana se le diga que ya no debe usar el pañal, que se le siente al baño hasta que no haga, o que se le regañe si ya se ensució”, precisa Alonso González.

3. Tienen que ser compartidos

El pensamiento egocéntrico es uno de los procesos típicos de la etapa que va de los 3 a los 7 años de edad. Es por eso que se niega a compartir con los demás sus juguetes e incluso le llega a arrebatar las cosas. Esperar que se comporte como adulto es una de las creencias sobre el desarrollo de tus hijos que debes olvidar.

Este pensamiento explica su comportamiento: se cree el centro del universo, todo es desde su punto de vista, su lenguaje se centra entre el “yo” y el “mío”; además se le dificulta comprender que ceder algo por un momento no es lo mismo que privarse de ello para siempre.

Tenle mucha paciencia y no lo presiones. Tampoco lo regañes o castigues si no quiere hacerlo, a final de cuentas es una decisión propia. Claro que eso no significa que no le expreses tu tristeza o desilusión por que él no sabe compartir.

4. Tienen que estar haciendo algo todo el tiempo

Esperar que tu hijo esté todo el tiempo en actividades que  consideras importantes como: hacer tarea, leer o limpiar su cuarto, no está del todo bien. Es importante que tengan tiempo de ocio para darle oportunidad a su imaginación y ser más creativos.

Esto les ayudará a desarrollar su  autoestima y autonomía; es un excelente canal de expresión de sentimientos y les ayuda a entender mejor el mundo que le rodea.

5. Decirle que no llore

Si eres un papá o mamá que anda entre los 30 años en adelante, seguro vienes de una escuela de crianza, donde te enseñaron que llorar es malo y más dejar mostrar tu vulnerabilidad a los demás; sin embargo, es una de las creencias sobre el desarrollo de tus hijos que debes olvidar.

El camino para la autorregulación infantil que recomienda la psicóloga Carmiña Ruiz es un proceso que le enseñan papá y mamá, los pasos para la autorregulación son:

a)Reconoce tus sentimientos.
b)Respira y calma tus emociones
c)Entonces respondo al niño.

Además: 5 Herramientas para enseñarle a tu hijo a manejar sus emociones

6. Esperar que aprendan a dormir solos

Según especialistas, después de los seis meses, todos los bebés están preparados para dormir solos, pero es una decisión muy personal y de cada pareja. Cualquier rutina y procedimiento debe ser progresivo, pero sobre todo consistente. Si los niños responden satisfactoriamente a éstos, es conveniente felicitarlos o hacerles mención de su buen comportamiento de la noche anterior, pero si no es así no lo regañes.

Recuerda que ordenar el sueño de tu bebé es una tarea familiar de la que deben participar tu pareja y tú, alternándose en la atención de ese momento tan especial.

7.  Enseñarles algo tomando sus manos

¿Cuántas veces, a la hora de colorear o de enseñarles a escribir, no has tomado su mano para mostrarle «cómo debería hacerlo»?  Pues los expertos recomiendan que es necesario dejar a los niños dibujar libremente, tratar de enseñarles disminuye su creatividad y espontaneidad.

Interrumpir al niño mientras está dibujando y le preguntamos: ¿qué estás dibujando? al explicar al adulto lo que está haciendo, comienza a pensar que tiene que hacer las cosas para los demás, no para sí mismo, así lo dice  el pedagogo, Arno Stern.