¿Educas o amaestras a tus hijos?

Vidal Schmill · 8 mayo, 2019

No hay una receta secreta, pero estas recomendaciones te ayudarán a conocer si amaestras a tus hijos o los estás educando.

amaestras a tus hijos

Lo seductor de los Premios y Castigos es que funcionan para obtener rápidamente obediencia o lo que deseas de tus hijos, pero a un precio demasiado elevado a largo plazo. Si quieres saber si amaestras a tus hijos, estos son los puntos en que te debes fijar.

 

¿Amaestras a tus hijos?

 

*REPRODUCIR EN EL REPRODUCTOR

  1. Hay dos variables que combinadas nos dan un estilo disciplinario:

 

Firmeza: La capacidad para establecer límites y hacer que se cumplan. Su definición no incluye el maltrato. Puede haber alta o baja firmeza.

Benevolencia: Significa tener buena intención, amor, afecto, bondad, deseo que al otro le vaya bien. Su definición no incluye la sobreprotección. Puede haber alta baja benevolencia.

  1. Cuando maltratas física y emocionalmente a tus hijos para lograr su obediencia

Y muestras ALTA FIRMEZA Y BAJA BENEVOLENCIA  estás AMAESTRANDO a tus hijos.

 

  1. Su herramienta principal es el premio y el castigo

 

Premio: Condicionar un objeto o privilegio a una conducta o acto.

  • Premiar una acción, comunica que dicha acción no tiene valor por sí misma. EL PREMIO SE VUELVE MÁS IMPORTANTE QUE LA CONDUCTA PREMIADA, entonces amaestras a tus hijos con estos actos.
  • “Si haces X, tendrás Z”
  • “Si no haces X, tendrás un castigo”
  • Le quita a la conducta significado educativo convirtiéndola en una variante de SOBORNO.
  • Conviertes a tus hijos en MERCADERES DE SU BUENA CONDUCTA.
  • Generan niveles enfermizos de tensión o estrés.
  • Trasladan la iniciativa a factores externos y la persona pierde motivación interna.
  1. ¿Cómo propiciar conductas positivas sin condicionar?

  • Reconocimiento verbal
  • Reconocimiento afectivo
  1. El arte de reconocer:

BREVE – ESPECÍFICO – SINCERO – OPORTUNO – CÁLIDO 

  1. Errores típicos:

  • “Es su obligación…”
  • “Sí, pero…”
  • Regañar
  • Adular
  • Discurso y conferencia no solicitada
  1. ¿Entonces no hay que dar regalos?

 

Claro que sí, no seas tacaño(a). Sólo cuida que sea correcto, oportuno, precio adecuado y se reglamente su uso. Los premios son para las mascotas, los regalos para las personas, recuerda que no amaestras a tus hijos.

  1. En resumen, respecto a los premios:

 

  • Los premios condicionan, los reconocimientos validan lo hecho sin haber condicionado
  • Los premios se basan en la obtención de un objeto o privilegio, los reconocimientos se dan porque hizo lo que es correcto a hacerse.
  1. Pronóstico si usas premios:

 

  • Reducción de su iniciativa (si no le “pagan”, no hace)
  • Mercader de su buena conducta y doble moral (frente a ti actúa de una manera diferente a como normalmente lo hace)
  • Es insaciablemente exigente (barril sin fondo)
  • No aprecia, ni agradece pues considera que es tu obligación.
  1. Su herramienta principal el premio y el castigo

 

Castigo:

Es una sanción DOLOROSA,normalmente DESVINCULADA del acto realizado, muchas veces DESPROPORCIONADA a su importancia, en un INTENTO FANTASIOSO por producir una supuesta reflexión moral que conduzca a un cambio de comportamiento.

 

  1. ¿Cómo corregir conductas negativas sin condicionar?

 

Consecuencias:

PROPORCIONALES a su importancia, orientadas a la REPARACIÓN y al RESARCIMIENTO, vinculadas con la persona o área afectada, oportunamente aplicadas y con seguimiento para verificar aprendizaje.

 

  1. Pronóstico si usas castigos:

 

  • Temor profundo.
  • Sumisión patológica.
  • Resentimiento acumulado.
  • Rebeldía patológica.
  • QUEBRANTAMIENTO DE LA VOLUNTAD.

Ficha Vidal Schmill